lunes, 30 de marzo de 2015

El Feminator


Jesús Lovejoy fue el elegido por la resistencia para viajar a través del espacio-tiempo y proteger al Tivípata. El F-1000 había viajado al pasado para matar al líder de la revolución, antes de que naciera.
Todo comenzó en noviembre de 2015 cuando, contra todo pronóstico, el PSOE ganó las elecciones generales y Pedro Sánchez se convertía en el primer presidente mangina de la democracia española. Ese fue el primer día del fin de la democracia. Una de las primeras medidas adoptadas por el nuevo gobierno fue la tala del bosque de Grazalema para obtener el suficiente papel para redactar la nueva lista de acciones punibles contra la mujer. El 16 de enero de 2016, el Observatorio de Violencia de Género incluyó en la lista de actitudes machistas votar a otro partido que no fuera el PSOE, y poco a poco el feminazismo se hizo con el poder.

Se prohibió el fútbol y fue sustituido por programas de victimismo, se declararon 341 días de la mujer al año y se otorgó la Vagina de Oro (la máxima condecoración al mérito civil) a una onubense por haber obtenido el record de poner más denuncias falsas por violencia de género (17 denuncias por violencia doméstica a sus quince parejas sentimentales, una al presidente de su comunidad de vecinos y otra a un hombre que encontró al azar buscando en las páginas amarillas). En la tristemente célebre noche de los cristales rotos, todas las tiendas del país agotaron sus stocks de camisas de cuadros y una legión de furibundas lesbianas invadieron las calles. En 2019 se declaró fiesta nacional el 23 de marzo, fecha en que una lesbiana, armada con un strapon, mancilló el honor de Albert Rivera. Los hombres fueron recluidos en campos de concentración, donde se les recolectaba el esperma mediante atroces ingenios lesbianicos.





Entonces, en el 2022, un hombre se enfrentó a la terrible directora del campo de recolección de Huesca, la podemista Beatriz Gimeno, y llevó a los hombres a la liberación. Su nombre era Tivípata. Sin embargo, Skynet no estaba dispuesta a claudicar tan fácilmente, y envió a través del campo espacio-tiempo a su más letal servidora; el Feminator, mitad máquina, mitad feminazi. Su objetivo era matar al Tivípata antes de nacer, otorgando a su madre el derecho al aborto contra su voluntad. La resistencia envió al Teniente Jesús Lovejoy para protegerlo. El día del juicio final había llegado.     


1 comentario:

  1. Que risa joder.....xD😂😂😂😂😂, que crack, publica mas historias porfa, me has arreglado la noche.

    ResponderEliminar