sábado, 11 de abril de 2015

Cuando el feminismo calla





Con lo sucedido en torno al defensor de la mujer López Aguilar el Palanganas, hemos sido testigos de un hecho curioso; las feministas, que tan enérgicas y con tanta pasión defienden sus principios, han enmudecido de repente. Este artículo lo escribo en honor al feminismo, y a las vacaciones que, según parece, se está tomando.

Aunque parezca un hecho insólito, no es la primera vez que el feminismo calla. Hace poco salía en las noticias un imbécil (con una evidente misoginia) que golpeaba brutalmente a una mujer que esperaba el autobús mientras otro imbécil (parece que tienen la capacidad natural de encontrarse y asociarse) grababa la hazaña con su móvil. Dado que el primer imbécil ya había hecho lo mismo antes, y sus víctimas siempre eran mujeres, se podría decir que estamos ante un agresor de mujeres. Actos de auténtica violencia de género. La justicia le dejó en libertad con cargos, a pesar de las pruebas sólidas (en el vídeo se muestra claramente su cara de imbécil) que había contra él. Y ante tal injusticia NINGUNA de esas maravillosas asociaciones feministas que defienden y protegen a la mujer se movilizó. Ninguna concentración. Ni siquiera una mísera tendencia en Twitter.

No es el único caso. El violador de las Ramblas. Tony King. Santiago del Valle. Manuel Carcaño. Los asesinos de Sandra Palo. El Loco del Chándal. El pederasta de Ciudad Lineal. Todos tienen en común una cosa. Agredieron, violaron o mataron a mujeres y niñas por su condición femenina. Todos ellos son agresores de género. Y además, la mayoría de ellos son múltiples y reincidentes. ¿Cuántas manifestaciones feministas de repulsa hubo por tan execrables crímenes de género? Ya respondo yo, amigos y amigas, NINGUNA.

Debe ser que para las asociaciones feministas sólo aquella violencia que tiene lugar a través del novio o marido es el llamado terrorismo machista. Las demás víctimas (que son mayoría) no entran dentro de eso que llaman violencia de género. ¿Por qué? La respuesta es muy sencilla, pero intentaré trazar una analogía. Estados Unidos intervino en Irak porque un señor muy malo aterrorizaba a la pobre población iraquí. Sobrecogidos por el dolor de los oprimidos iraquíes, Estados Unidos invadió el país de Oriente Medio, no porque tuviese intereses económicos en la región (no penséis mal), sino para luchar en pos de la justicia. De hecho, el nombre oficial de la invasión fue Operación Libertad Iraquí. No muchos años atrás, en un diminuto país centroafricano llamado Ruanda, más de medio millón de personas fueron masacradas en el espacio de pocos meses. Nunca existió una “Operación Libertad Ruandesa” o algo parecido. Las potencias occidentales, con Estados Unidos a la cabeza, miró para otro lado mientras ese pueblo se desangraba a machetazos.
Los más despiertos ya sabrán por donde voy. El feminismo, al igual que Estados Unidos, mira para otro lado cuando sucede según que tipo de violencia de género. Concretamente cuando de ese tipo de violencia de género no pueden rasgar beneficios económicos tales como subvenciones o ayudas del estado. Sólo condenan enérgicamente un tipo muy concreto de violencia de género (de las que sí pueden obtener beneficios económicos como las ya mencionadas subvenciones y ayudas). No sería muy disparatado decir que lo que hay implantado en este país no es más que Imperialismo Feminista. 

¡Saludos!

Más en @eltivípata.




3 comentarios:

  1. OTROS INTERESES:
    LA LUCHA POR LAS MUJERES
    En estas movidas hay algo más que intereses económicos: es sabido que los movimientos feministas más radicales pretenden deshacer las "parejas mixtas", además de exterminar a los hombres.
    Estas acciones benefician a los hombres que quedan y a las lesbianas, pues eliminan a hombres competidores y dejan más mujeres libres.
    (Por esto hay más mujeres que hombres, a pesar de que nacen más niños que niñas)

    TODO EL MUNDO CALLA
    Todo el mundo calla muchas cosas. Por ejemplo, la mayor mortalidad juvenil masculina.
    Esta mayor mortalidad hace que los hombres que quedan tengan mucha ventaja a la hora de encontrar pareja.
    Lo mismo ocurre con el fracaso escolar masculino, mucho mayor que el femenino, pues hace en las universidades haya muchas más alumnas que alumnos, con lo que tienden a convertirse en una especie de harenes.
    Esto no ocurriría si se corrigiera el fracaso escolar masculino de los niños.
    QUE POR ESTO NO SE CORRIGE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy muy seguro de entender que has querido exponer. Saludos!

      Eliminar
  2. Que patachotasss joeee

    ResponderEliminar