jueves, 23 de abril de 2015

Madres encorajadas




(Envenenó hasta la muerte a su marido y a sus hijos)



Una madre lleva a su bebé al hospital donde ingresa luego de un accidente doméstico. Allí, el personal sanitario detecta lesiones que corresponden más a una agresión que a una caída accidental. El niño pasa a estar bajo la tutela del estado y a la progenitora se le imputan cargos por malos tratos. Esta sería una noticia “estándar” de mala madre. No es ningún caso concreto, pero lo hemos oído muchas veces mientras desayunamos. Sólo cambia el lugar donde se produce. Barcelona, Madrid, Bilbao, Sevilla…
En realidad (y por suerte), este tipo de casos son muy poco frecuentes. Un porcentaje muy pequeño de madres fracturan huesos a sus bebés, o apaga cigarrillos en su piel. Hay otro tipo de malas madres, sin embargo, que pasan más desapercibido. Ellas no salen en la tele. No las vemos esposadas, mientras un miembro de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado las introduce en un coche de policía. Pero son muy frecuentes. Son tus vecinas, tus compañeras de trabajo, tus familiares. Serían incapaces de golpear a sus hijos, de fracturarles un hueso o apagar un cigarrillo como lo haría una mala madre. No obstante, son malas madres.
Son las que dicen no vas a ver a tu hijo hasta que un juez lo decida. No están incumpliendo la ley pero, ¿desde cuándo ley es sinónimo de justicia? Son las que inventan algún compromiso para no entregar el hijo a su padre. Son las que se resisten a la custodia compartida, arrogándose el derecho de saber qué es lo mejor para el niño, y lo mejor para el niño es que pase el menor tiempo posible con su padre porque se acostó con la niñata de la oficina. Por supuesto no lo dirán nunca. Lo que pasa en el seno del matrimonio no tiene nada que ver con nuestro hijo, dicen. Pero la realidad es que estas madres encorajadas son incapaces de separar los conceptos marido y padre. Están dolidas, rabiosas y quieren morder porque leyó una conversación de WhatsApp en la que sus parejas tenían una actitud cariñosa con una tipa de la que, hasta hace poco, desconocían su existencia. Deciden que se las va a pagar todas juntas y así es como lo hacen.
Amparadas en la ley, hacen de psicólogas infantiles para determinar que lo mejor para el niño es que permanezcan junto a ellas, y que sus padres pasen a verlos de seis a ocho, martes y jueves. No importa que no sean psicólogas, psicopedagogas o, simplemente, hayan terminado COU. Saben qué es lo mejor para el niño. Es como un sexto sentido. Un sentido maternal que sólo ellas poseen. Por supuesto, no hay razones ocultas. Sólo puro altruismo por el bienestar del pequeño. No han tenido en cuenta que el padre le pusiese los cuernos aquella nochevieja que se enredó con unos amigotes, o que se acabara la magia y, simplemente, decidiera dar por terminada la relación. Lo hacen sólo porque es lo mejor para el niño.
Las madres encorajadas castigan al padre con no ver a su hijo porque tardó más de la cuenta en ingresar el cheque mensual. Porque sí, el sueldo Nescafé tampoco es la razón por la que se niegan a conceder la custodia compartida. De hecho, suelen esgrimir como argumento que los padres solicitan la compartida para escaquearse de pagar pensiones alimenticias, sin ser conscientes que se descubren cada vez que lo dicen, pues ese mismo argumento vuelve contra ellas como una goma que estiran demasiado. Por esa misma regla de tres, ¿no será que ellas no conceden la compartida porque quieren esa pensión alimenticia?
Madres que arrojan a sus bebés a contenedores pueden impactarnos cuando lo vemos en el desayuno, pero son casos aislados. Como son casos aislados los tipos que asesinan a sus mujeres, aunque desde el feminismo nos quieran hacer creer que es un mal epidémico. Sin embargo, las madres encorajadas son muy frecuentes. Seguro que conoces a alguna. Seguro que has oído hablar de ellas. Están ahí fuera, caminando como personas normales. Ten cuidado.


Más en @eltivipata




2 comentarios:

  1. 10.09.12 - 02:10 -
    JUANMA VELASCO | SAN SEBASTIÁN.

    EL CORREO, LUNES 10-10-2011

    Los hospitales vascos detectan dos casos de posible maltrato infantil cada semana

    Jesús Sánchez Etxaniz, coordinador del grupo de maltrato de la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas (SEUP) y pediatra en Cruces (Bizkaia),

    UTILIZADOS EN DIVORCIOS

    Algo similar ocurre CUANDO SE «INSTRUMENTALIZA» A LOS HIJOS EN PROCESOS DE DIVORCIO, UNA PRÁCTICA MUY FRECUENTE Y QUE PUEDE CONSIDERARSE UN «MALTRATO» aunque los padres no sean conscientes de ello. Según Sánchez Etxaniz, SE ESTÁ DANDO UN AUMENTO DE CASOS DE PROGENITORES QUE ACUDEN A LOS HOSPITALES EL DOMINGO POR LA TARDE CON EL NIÑO, QUE HA PASADO EL FIN DE SEMANA CON EL OTRO PROGENITOR, PARA DENUNCIAR FALSOS MALTRATOS FÍSICOS O EMOCIONALES Y «SACAR PARTIDO» EN EL LITIGIO.
    http://www.siis.net/documentos/hemeroteca/1110105.pdf

    ResponderEliminar
  2. Y para los medios son sólo el 0,01 por ciento. Curioso que den una cifra tan precisa cuando la mayoría de las posibles denuncias falsas ni siquiera se investigan.

    ResponderEliminar