viernes, 1 de mayo de 2015

El sueldo Nescafé







Una de las reivindicaciones más recurrentes del sector feminista de este país es la custodia monoparental impuesta de la madre. Hay quienes tienen el escaso decoro de afirmar que defender la custodia compartida es otra forma de violencia de género. A este paso, estornudar delante de una mujer será susceptible de ser penado en el código actual (tirarse una ventosidad ya lo es en Valencia). Deberíamos preguntarnos por qué una mujer feminista y (se entiende) progresista tiene tanto interés en poseer la custodia de los hijos en lugar de compartir las responsabilidades de la crianza y educación de los mismos con el otro progenitor. ¿Cargar con la mayor parte del peso de la crianza y educación de los hijos es de ser una mujer moderna? ¿No es, más bien, retroceder a otras épocas en que la mujer era la encargada, casi en exclusiva, de dichas responsabilidades? ¿No es más progresista que ambos progenitores se ocupen en proporciones similares de la crianza y educación de los hijos? ¿No es que, quizás, tengan otros intereses ocultos e inconfesables?
Entre las ventajas que una custodia compartida tendría para la mujer está la de disponer de la mitad del tiempo sólo y exclusivamente para ellas. ¿Cuántas mujeres se quejan de que su vida social se ve afectada por la crianza de los hijos? ¿Cuántas madres no tienen oportunidad de promocionar en sus trabajos porque les falta el tiempo y les sobra responsabilidades? Una mujer en régimen de custodia compartida dispondría de quince días al mes para solucionar todos esos problemas; dedicar tiempo a ellas mismas, disponer de vida social o dedicarse a formarse y así obtener más posibilidades de promoción laboral. ¿Por qué se empeñan en arrogarse la pesada carga de la crianza y educación de la progenie? Tal vez podamos responder a esta pregunta haciendo un cálculo matemático.
Una pensión alimenticia normal en este país oscilaría los 200 euros. En teoría, dicha cantidad representa sólo la responsabilidad económica del padre con el hijo, asumiéndose que es la mitad y que, por tanto, el niño gastaría 400 euros al mes. Ahora bien, ¿es cierto que los gastos de un niño se acercan a esa cifra? Hagamos un cálculo a la alza (comprando únicamente productos de las marcas más caras) de lo que “cuesta” criar a un niño, supongamos, de un año y medio:

Pañales Dodot Activity Plus (los más caros), 14,99 euros 48 unidades.
Suponiendo que gastamos 4 pañales al día, necesitaríamos 120 pañales al mes. Nos sobraría con tres paquetes de pañales. Redondeando en 45 euros en pañales.

Supongamos que usamos dos toallitas húmedas de la misma marca por cada cambio de pañal. 240 toallitas que tienen un precio de 10,80 en un supermercado Caprabo.

Calculemos que consume 90 potitos industriales (lo más caros) de carne y pescado al mes. A 0,93 el tarro hablaríamos de unos 84 euros al mes. Sumemos 60 yogures marca Danone (2,99 cuatro unidades), lo que haría menos de 45 euros al mes. Un bote de leche de continuación marca Nestlé no llega a 12 euros y, por 4 euros más, tenemos un caja de cereales. Todo sumaría 145 euros en alimentación.

Si añadimos 40 euros mensuales destinados a ropa, podemos decir que un niño puede ser mantenido (con mucha comodidad) con menos de 190 euros al mes.
¿Dónde acaban los otros 210 euros que un juez asume que gasta la crianza de un niño? Sin contar que la vivienda pasa a manos de quien posee la custodia completa del hijo y otra serie de ventajas económicas. ¿Es más justo luchar por una igualdad económica en el ámbito laboral o luchar por conservar unos privilegios obtenidos sólo por ser mujer? ¿Cómo pueden tener el cinismo de hablar de patriarcado y opresión cuando la ley les avala y convierte el matrimonio y la paternidad en el peor “negocio” del hombre?


Más en @eltivipata







5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Ojo no son solo los 210€ q aporta el padre no custodio, si no 210€ que debe aportar la madre para su hijo tambien, y que la mayoria son gastos comunes q debe gastar ella aun no teniendo hijo (luz, agua, +recibos, alquiles si no en usufructo en casa de..., etc etc, asi que la mayoria de esos 420€/mes q le corresponden al hijo común (en exclusiva) es aportado por el padre no custodio. y a esos 210€ hay q sumarle lo que aporta al menor estando al menos 1/4 del año con el en regimen de estancias y visitas normales) que vienen a ser prorrateados, unos (210+52)= 262€ al mes x 12 meses= 3100 euros que sumando lo que en teoria y en igualdad aporta la madre (210x12=2500) son 5.600 euros al año lo q ese juez (en teoría se preocupó en estimar) para que ese menor necesitase como pension alimentica EN TOTAL esa cantidad!

    Y eso con un solo hijo en común, trasladado a 3 hijos en comun = 600 del padre + 600 de la madre (mayoria mismos gastos viva madre o vivan los 4)= 1200€/mes. 600 del padre + 1/4 del año con él (150 prorrateados)= 750x12=9000 + 7200 de la madre (600x12) =16.200 3 hijos al año entre ambos padres

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el artículo conté con la parte de la madre. Por otro lado, es cierto que se obtienen otros muchos beneficios económicos. ¡Saludos!

      Eliminar
  4. si: 400x12=4800 (redondeando los 210 de cada uno a 200), yo 800# más,sin ese redondeo y añadiendo lo q comentaba:
    262€ al mes x 12 meses= 3100 euros que sumando lo que en teoria y en igualdad aporta la madre (210x12=2500) son 5.600 euros al año.
    buen artículo!

    ResponderEliminar