viernes, 29 de mayo de 2015

El Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición







Información libre e independiente. Así se autodefine el diario digital InfoLibre, que publica con bastante desvergüenza que el programa matinal “La mañana” de TVE cuestiona la veracidad de las denuncias por violencia de género. No se trata de un entrecomillado que parafrasee a la diputada socialista Ángeles Álvarez, que se opuso enérgicamente al espacio del programa presentado por Carmen Serrano, sino una afirmación que, bajo la apariencia de informar al lector, lo alinean, emitiendo una información descontextualizada. Una información completamente tergiversada con mucha mala baba y poco rigor periodístico. Una noticia encaminada a apelar a las emociones del lector y la indignación que la violencia de género provoca en la sociedad, en lugar de apelar a la razón y al pensamiento crítico, degradando la profesión del periodismo a mera propaganda ideológica al servicio del poder de turno.

Sí, Carmen Serrano admite la existencia de denuncias falsas, pero no, no cuestiona que todas las denuncias sean falsas. ¿Tan difícil es de entender? El PSOE reacciona al espacio que presenta en el programa “La mañana” con muy poco talante democrático, buscando su cancelación (censura, hablemos claro) para proteger el negocio que tanto rinde dividendos, y que inició un tipo al que (esto parece el guion de una película mala) se le imputó después delitos por violencia de género. A golpe de prohibición. Para que la sociedad española siga en el desconocimiento de que hay otra violencia de género, de que no siempre el hombre es el verdugo, de que no siempre la mujer es la víctima.

Poca memoria parece tener los socialistas, obligados a trabajar en la clandestinidad no hace mucho tiempo, cuando por aquí gobernaba un gallego bajito. Ahora son ellos los que censuran, los que nos obligan a golpe de presión y prohibición a aceptar su inútil (sí, he dicho inútil) Ley Integral de Violencia de Género sin siquiera cuestionarla. Sin espacio para la reflexión. Como los hebreos cuando, al pie del Sinaí, aceptaron las Tablas de la Ley que traía Moisés. No pienses, sólo acepta nuestro dogma, barnizado con las palabras progreso social e igualdad de género. Calla y acepta, o presionaremos, censuraremos, prohibiremos. Lo que decimos va a misa. Curioso de ese feminismo que se enorgullece de su laicismo.

Pero hay un problema, amigos y amigas, y es que yo nunca comulgué con aquellos que establecen dogmas, religiosos o legales. Nunca me cayó bien los que me decían no cuestiones. Beatriz Gimeno, Miguel Lorente, Ángeles Álvarez… Para ser tan laicos os parecéis bastante a Fray Luis de Torquemada. Censores, inquisidores, pastores de ovejas que balan vuestra información manipulada para vuestro beneficio económico. Al final, el fanatismo es igual sea cual sea su ideología política, social o religiosa.
   



Más en @eltivipata




4 comentarios:

  1. Gracias por tu SENTIDO COMUN y por la LIBERTAD DE EXPRESIÓN, defiendes el INTERÉS SUPERIOR DE NUESTR@S HIJ@S, a los HOMBRES VÍCTIMAS de la VIOLENCIA FEMINISTA y a la familia extensa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Por desgracia, los niños no pueden defender y hacer valer sus derechos, y está claro que las feministas no lo harán. ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Sólo puedo decirte GRACIAS por defender la verdadera igualdad ante la sinrazón y la injusticia de los que pretenden hacernos comulgar con ruedas de molino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Para ser tan laicos tienen muchas cosas en común con la Iglesia, como una visión dogmática de las leyes. ¡Saludos!

      Eliminar