miércoles, 3 de junio de 2015

Prevenir antes que curar




En los medios de comunicación a veces vemos consejos a mujeres sobre cómo evitar a posibles maltratadores, y de esa manera puedan interrumpir a tiempo la relación. Me parece una estupenda campaña, porque se centra en una cosa que a menudo se infravalora; la prevención. Abandonar a un hombre que muestra señales inequívocas de persona controladora, posesiva o violenta en los inicios de una relación siempre es más fácil que hacerlo cuando se tienen quince años de matrimonio, dos hijos y una propiedad en común. Las campañas contra la violencia de género, no obstante, dan poca importancia a la prevención, y nos encontramos con un número sorprendentemente elevado de chicas adolescentes que consienten actitudes tóxicas porque tienen un concepto inmaduro e insano del amor y la relación en pareja. Pero claro, una correcta educación podría hacer descender el número de casos de violencia de género, y estaríamos jugando con el bolsillo de más de uno.
Sin embargo, este artículo está dedicado especialmente a los chicos que estén iniciando una relación en este momento. Si eres un hombre adulto y ya estás encomendado a San Judas Tadeo, patrón de las causas perdidas, porque estás divorciado y quieres ejercer una paternidad en igualdad de condiciones, o te has pasado el fin de semana en el calabozo porque tu exmujer, a la que no ves desde hace un mes, te ha denunciado por violencia de género, tal vez este artículo llegue un pelín tarde para ti. Aquí podrán leer algunos consejillos para detectar y prevenir situaciones como las anteriormente expuestas así que, al menos, espero que le sean útiles a cualquier muchacho joven (o madre/padre que tenga un chico en esas complicadas edades) que pase por aquí.

1. Si tu novia es extremadamente celosa, controla o quiere controlar tu móvil y redes sociales y te pide constantes explicaciones cuando te ausentas o no contestas a sus llamadas o mensajes, estate atento. Si utiliza apelativos como puta o robanovios para describir a cualquier amiga o conocida que tenga relación contigo es una muy mala señal.

2. Si en cualquier discusión tu novia le intenta dar siempre la vuelta para quedar como víctima, abre bien los ojos. Si es de insulto fácil pero, en cambio, cuando en un momento puntual le devuelves el insulto te acusa de maltratador o machista ¡huye!

3. Si es plenamente consciente de las ventajas que la ley ofrece a las mujeres y actúa como si tuviese bula papal o patente de corso, es una señal extremadamente grave. Si cree que es intocable por su condición cromosómica, y se jacta de su invulnerabilidad legal, es una señal seria de que en un futuro pueda emplear las herramientas que la ley le ofrece para buscarte un buen lío.

4. Si amenaza con denunciarte por cualquier discusión acalorada, no te lo pienses ni un segundo y pon pies en polvorosa. Sin duda, es la peor de todas las señales posibles.

5. Si tiene una actitud victimista y se siente o se comporta como una mujer maltratada sin tener ninguna razón para ello, pon tierra de por medio.

6. Si tu novia tiene un concepto de la maternidad extremadamente elevado en detrimento de la paternidad, si considera lógico que las mujeres divorciadas tengan la custodia de los hijos y no concibe o le parece extraño que un hombre pueda ejercer la paternidad en igualdad de condiciones, cuidado. Si además es incapaz de atender a razones cuando le discrepan ese pensamiento, aunque sea ofreciéndole otro punto de vista, argumentos lógicos o pruebas de lo conveniente de la custodia compartida, más vale que te replantees eso de tener una relación seria con esa mujer.

Si te has sentido identificado con algún punto de los arriba expuestos (o más de uno) corta la relación. Si esto enfurece a la chica y sufres amenazas o acoso, aquí tienes algunos consejillos para evitar que pueda utilizar la descompensada ley a su favor.

1. Interrumpe todo contacto físico con tu novia tiempo antes de cortar la relación. Si después de esto sufres acoso o amenazas, no dudes en denunciar.

2. Conserva todas las conversaciones de WhatsApp o mensajes que dejen en evidencia su comportamiento tóxico, celoso y/o agresivo para denunciarla (ella no necesitará pruebas pero tú sí).

3. Si tus amigos han sido testigos de algún hecho pide su ayuda. Contacta con los ex de tu pareja y averigua si ellos han sufrido situaciones similares.


Más en @eltivipata






No hay comentarios:

Publicar un comentario