jueves, 25 de junio de 2015

The lovely bones. La lucha de un padre







La paternidad no goza de la misma consideración social que la maternidad (podríamos decir que nuestra sociedad es profundamente matriarcal en cuanto a la estima y la deferencia que sentimos hacia nuestros progenitores). Sin embargo, desde este humilde espacio quiero reivindicar la paternidad con una recomendación cinematográfica; The Lovely Bones.

Susie Salmon es asesinada por su vecino George Harvey, un peligroso asesino en serie y pederasta que oculta sus oscuros deseos e impulsos bajo la apariencia de un amable y servicial vecino. Tranquilos, no os he hecho spoiler. La muerte de la niña es sólo el comienzo de la película, que narra las aventuras de la joven e imaginativa Susie en un mundo onírico entre el cielo y la tierra, a la que se niega a abandonar por tener algunos asuntos pendientes (típico de los fantasmas). Pero, simultáneamente, seremos testigos del impacto que la dura pérdida de Susie tiene en su familia.

Basada en la novela Desde mi cielo de la escritora estadounidense Alice Sebold, la sub-trama de la investigación del crimen de Susie y el drama (muy real, por cierto) de una familia enfrentada a la peor de las desgracias imaginables capta mayor interés que las fantásticas peripecias de la niña en su cielo. La mayor parte de la culpa la tiene la impresionante y perturbadora interpretación de Stanley Tucci (uno de los grandes secundarios de Hollywood) en el papel del psicópata George Harvey, un cuarentón divorciado y solitario, obsesionado con la carpintería y el bricolaje que encierra un lado perverso. El papel de Tucci le valió la nominación a los premios Oscar, Globos de Oro y BAFTA.

Pero lo que hace recomendable este film para un servidor es como Alice Sebold retrata a Jack Salmon (Mark Whalberg), el padre de la pequeña, quien lucha de manera incansable por esclarecer el caso. La forma de afrontar la terrible pérdida enfrenta a Jack y a su mujer, Abigail (Rachel Weisz), quien abandona a su marido e hijos (los dos hermanos menores de Susie) y que, en la novela (no aparece en la película) tiene una breve aventura amorosa con el inspector del caso, interpretado por Michael Imperioli (el famoso sobrino de Tony Soprano en la serie Los Soprano).

Una oda a la paternidad, a menudo descalificada, con la que se identificaran todos aquellos padres que lo darían todo (sin guardarse absolutamente nada) por sus hijos. En un terreno lleno de heroínas, esta vez es un padre quien luchará por su hija y, al mismo tiempo, intenta mantener a flote su hogar.








Más en @eltivipata




2 comentarios:

  1. La película a veces es cursi, aunque en líneas generales es profunda y dolorosa. Abusa de los efectos digitales, pero en general está muy bien montada. Padres así también existen y los hemos visto más de una vez en televisión.
    Muy buena entrada, Tivi.

    P.d: Te recomiendo kramer contra kramer.

    ResponderEliminar
  2. Desde mi cielo de alice sebold es en la novela en la que se basa esta película.

    El libro está contado desde el punto de vista de Susie, y debo de decir que es muchisimo más duro que la adaptación, ya que estamos hablando de una niña que ha vivido (y muerto) para ver a su familia deshacerse en mil pedazos.

    Tucci recordado como el actor gay de las peliculas y series ñoñas de cuarentonas ansiosas de sexo, aquí demostró ser un actor de primera.

    ResponderEliminar