miércoles, 22 de julio de 2015

Las reaccionarias



Hubo una época en que el feminismo representaba el progreso social, luchando por el sufragio femenino con la firme oposición de reaccionarios y conservadores. Ahora, las tornas se han invertido, y son las feministas las que se oponen al progreso social que representa la custodia compartida. Un régimen de custodia que se extiende por Europa y que, cada día, tiene más adeptos. Un régimen de custodia que será norma en un futuro cercano, por sus acreditados beneficios. Y el feminismo pasará a la historia por su firme oposición a él. Ahora es el feminismo la oposición conservadora y reaccionaria frente a los nuevos vientos que soplan por toda Europa.


Yolanda Besteiro asegura que la custodia compartida es nociva. Resulta paradójico que, la presidenta de una asociación denominada Federación de Mujeres Progresistas, considere que una mujer divorciada deba cargar con la mayor parte del peso de la crianza y educación de los hijos. Curioso concepto tiene Besteiro sobre ser mujer progresista cuando, con palabras más sutiles, defiende un rol propio del paleolítico, en el que la mujer se enfrentaba casi en solitario a la ardua tarea de ser madre y padre a la vez. Resulta paradójico –al menos, para el no iniciado- que una feminista militante y activista diga que la mujer debe ser la criadora de la progenie, sabiendo que, de no repartir equitativamente los esfuerzos, la condena a una vida sacrificada, entregada a una de las tareas más exigentes y absorbentes que existen. Resulta extraño –de nuevo, para el no iniciado- que la representante de las mujeres progresistas inste a la mujer a que se entregue a la maternidad a tiempo completo, y renuncie a tener vida más allá de la que dedica a su hijo.


Pero tú, querido lector, y yo somos iniciados. A nosotros no nos sorprende que las feministas sean quienes, muy a menudo, corten las alas a las mujeres, arrebatándoles libertad y autonomía, sobrecargando su espalda de excesivas responsabilidades maternas. ¿Cómo justificarán esa contradictoria opinión en los cursos adoctrinadores feministas? Cursos como el que imparte Isabel Canto Fornell a sólo 50 euros el lavado de cerebro.







Y cuando el feminismo pierda la batalla –que perderá- su brillante comienzo quedará empañado por la decadencia de sus últimos tiempos, y por la férrea oposición al progreso y a la modernización de la sociedad.



Más en @eltivipata



Recuerden que pueden adquirir HEIL MACARENA, el libro que habla de lo que los medios no se atreven a hablar. Hazte con él, por menos 1 euro, antes de que lo censuren. Entra en Amazon



4 comentarios:

  1. ¿Cursos de feminismo por 50 euros? No sé que es más bizarro que esta señorita que hace negocio de su retorcida idea del feminismo, o que con sus ideas busque machacar y expulsar al varón de los roles familiares. Cada día asisto asombrada de como el feminismo es más opresivo que el mismo machismo que aún perdura en esta sociedad. Las mujeres vivimos por culpa de estas señoritas como auténticos yoyós. Ya ni siquiera se nos sugiere que X ideas se consideran malas para la mujer. Ya directamente acusan, señalan con el dedo y tienen la cara de asegurar que su punto de vista es el prevalece sobre todo.

    No sé si las bases actuales del feminismo consisten en luchar por derechos, o aplastar al sexo opuesto.

    Pobres de aquellas mujeres que sufrieron y murieron para una sociedad más justa, para ver a estas señoras empoderadas por sus puestos de trabajo y todas las ayudas que se llevan por luchar por el "feminismo" a gritar que ellas están oprimidas.

    Oprimida me siento yo, al saber que estas sin vergüenzas hablan en el nombre de todas las mujeres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El machismo aún colea y aún hace daño, pero hace tiempo que se le expulsó de las instituciones, y cada vez goza de menos popularidad. El feminismo es más sutil y se escuda en un hermoso mensaje de igualdad, que no es más que serpentina y confeti. Y a diferencia del machismo está en las instituciones, ha arraigado en las leyes, consiguen subvenciones, dominan los medios de comunicación, o al menos los medios le defienden... el feminismo es el machismo pero aceptado social y políticamente.

      Eliminar
  2. "Curioso concepto tiene Besteiro sobre ser mujer progresista cuando, con palabras más sutiles, defiende un rol propio del paleolítico, en el que la mujer se enfrentaba casi en solitario a la ardua tarea de ser madre y padre a la vez. Resulta paradójico –al menos, para el no iniciado- que una feminista militante y activista diga que la mujer debe ser la criadora de la progenie, sabiendo que, de no repartir equitativamente los esfuerzos, la condena a una vida sacrificada, entregada a una de las tareas más exigentes y absorbentes que existen. Resulta extraño –de nuevo, para el no iniciado- que la representante de las mujeres progresistas inste a la mujer a que se entregue a la maternidad a tiempo completo, y renuncie a tener vida más allá de la que dedica a su hijo. "

    ¿Estas insinuando que eso es machismo?
    En los países árabes la custodia va para el hombre.
    ¿Significa eso que los países árabes son ¿feminancys?¿jembristas?¿feministas? porque piensan que el hombre debe ser la criador de la progenie, sabiendo que, de no repartir equitativamente los esfuerzos, lo condena a una vida sacrificada, entregada a una de las tareas más exigentes y absorbentes que existen.
    ¿O es que si la custodia se la dan al padre es machismo y si se la dan a la madre es machismo también?
    No, no nos hagamos pajas mentales, si le dan la custodia a la madre no es porque piensen que deba ser una esclava del hogar o algo por el estilo es porque piensan que es superior y que por tanto merece tener al hijo en exclusividad, eso es feminismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son casos comparables. El hombre árabe tiene plenos derechos sobre la descendencia, pero no las cría ni cuida. Sigo manteniendo que la custodia monoparental es machista, sólo que muchas madres prefieren ese machismo por cuestiones económicas (pagas, quedarse con la casa o, simplemente, venganza sobre el ex). Es conveniencia e interés puro, ajeno al feminismo.

      Eliminar