jueves, 27 de agosto de 2015

Algunos somos Inma




Inma Seguí. Líder de vox en Cuenca.


Ganar es la consigna, no importa el precio. Ese viejo concepto maquiavélico de que el fin siempre justifica los medios. Desde que el feminismo se vendió al mejor postor –y ese fue la izquierda- la violencia ejercida sobre la mujer es una herramienta electoralista, una forma más de arañar votos al enemigo. Porque ganar –repito- es la consigna. De cara a la galería diréis que sois políticos por vocación de servicio público, pero vuestra ambición, vuestra hambre voraz por ocupar una silla en el congreso, o aún mejor, en la Moncloa, os delata. Si para ganar hay que enfrentar a la gente –a aquella gente a la que, con un cinismo propio de un mentiroso profesional e inescrupuloso, juráis servir cuando alcanzáis vuestro codiciado cargo público- pues se enfrenta. El clásico “divide y vencerás”. Porque mientras nos enfrentemos entre sí, menos nos preocuparemos de vosotros y vuestras evasiones, blanqueos, prevaricaciones, malversaciones y cohechos.


Pero, ¿qué pasa cuando la mujer sobre la que se ejerce la violencia es de derechas? ¿Qué pasa cuando quienes la ejercen son de izquierda? Todos sabemos qué sucede entonces. El feminismo cae en un mutismo absoluto, silencioso como una cripta, porque es un hecho otra vez demostrado que la mujer no es la prioridad, sólo la excusa. El feminismo sometiendo a la mujer a la peor de las prostituciones imaginables, el mercantilismo de la violencia y la muerte. Eso es lo que ha sucedido recientemente con la líder de Vox en Cuenca, Inma Sequí. Agredida a la puerta de su casa por tres orangutanes al grito de ¡fascista! ¿Eso es lo que quería decir Pablo Iglesias con eso de que la sonrisa está cambiando de lado?


A Pedro Sánchez no se le remueve el tupé Patrico cuando culpa a la sociedad de los crímenes domésticos –alguien debería asesorar bien al Señor Sánchez, y decirle que llamar asesinos a su potencial electorado no es la mejor manera de conseguir sus votos- y, sin embargo, ¿qué responsabilidad tiene él de la brutal agresión a una chica de dieciocho años? ¿Qué responsabilidad tienen todos esos malnacidos que mienten, tergiversan, y no dudan en echar gasolina en la hoguera de la indignación cuando matan a una mujer? ¿Qué responsabilidad tienen esa basura que, con su discurso demagogo y oportunista, azuzan a tres descerebrados a maltratar a otra mujer? Por supuesto, si un imbécil mata a su mujer, todos los que portamos esos desprestigiados cromosomas XY tenemos que aguantar que esos amorales empresarios del dolor ajeno nos llamen machistas y apologistas de la violencia, pero cuando tres retardados mentales acosan y maltratan a una política de derechas, sus discursos de incitación al odio no tienen nada que ver.



Sois escoria, y el hecho de que el PP se postule como vencedor en las próximas generales después de una legislatura tan nefasta, es indicativo de lo enferma y podrida que está la izquierda en este triste país, que cada mañana me ofrece una nueva razón para sentirme aún más avergonzado de él –Noruega, invádenos ya, por favor-. Ya sé que sois expertos en culpar a los demás de vuestra ineficiencia, ineptitud y mediocridad –como hacéis cuando un nuevo asesinato doméstico pone en entredicho vuestra inútil ley recaudatoria de violencia doméstica- y que vuestro sentido autocrítico está más desaparecido que Jimmy Hoffa, así que siempre podréis decir, cuando la izquierda pierda las elecciones de noviembre –que perderá-, que vivimos en un país fascista. Todo menos admitir, que si la derecha no es una maravilla, la izquierda reaccionaria de los últimos años es aún peor. No diré eso de que todos somos Inma, porque es obvio que algunos preferís ser Alfon, así que diré #algunossomosInma.        




Más en @eltivipata




¿Qué es Heil Macarena? Para saberlo pinchar aquí




4 comentarios:

  1. ¿Pero quienes fueron los que les atacaron?
    ¿De qué partido es Inma?
    No se puede acusar sin saber.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está en el artículo que, seguramente, deberías haber leído antes de comentar. No soy mal pensado, así que daré por hecho que no sabes qué es Vox, y no es un intento de "ironía mordaz" pero eso es lo de menos, creo yo, cuando hay una agresión atentando a la libertad política sobre una chica de dieciocho años. ¿Sería diferente si en lugar de militar en Vox lo hiciera en un partido más mediático? Reorganiza tu escala de valores. Sólo es un consejo. Saludos.

      Eliminar
  2. ¿Qué es eso de vox que nunca lo había oído?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un partido político. No digo que hagas una investigación de campo pero ¿No podrías haber mirado en wikipedia?

      Eliminar