domingo, 16 de agosto de 2015

Dedicado a Beatriz Talegón




Hace poco, la socialista Beatriz Talegón tuvo la desafortunada idea de escribir un texto donde alardea de una circunstancia que, en mi opinión, debería intentar no exhibirla demasiado públicamente; la ignorancia. En ese texto, proponía un mundo distópico en el que la historia la hubiesen escrito mujeres, y aseguraba, con el atrevimiento que suele caracterizar la inopia intelectual, que hubiera sido muy diferente. Según ella, si se hubiera invertido el sexo de los gobernantes –que a lo largo de la historia han sido mayoritariamente masculino- ahora viviríamos en una suerte de jardín del Edén, un paraíso terrenal donde hombres y mujeres de todas las naciones y condición danzaríamos cogidos fraternalmente de las manos. Con la intención, puramente altruista, de sacarle de la inopia en que parece vivir muy feliz, he recopilado la historia de algunas mujeres poderosas, que han escrito páginas en la historia cargadas de violencia y muerte. Éstas son algunas de ellas:



Boudica, reina de los icenos



Luego de la muerte de su esposo, el rey Prasutagus, Boudica se hizo con el trono de la tribu de los icenos, en la Britania del siglo I antes de Cristo. Nada más en el poder, reunió y acaudilló a varias tribus del sur de la actual Inglaterra y marchó sobre la ciudad de Londinium –actual Londres- arrasándola hasta los cimientos. No tuvo piedad con soldados rendidos ni civiles. Fue derrotada poco después por las legiones romanas y, presumiblemente, se suicidó para evitar la captura.




Cleopatra VII, faraona de Egipto



Una gobernante culta y refinada, a diferencia de sus embrutecidos predecesores, los reyes tolemaicos. Se especula que la encantadora –según Plutarco- Cleopatra dominaba seis lenguas, y era una hábil diplomática. Sin embargo, también era cierto que amaba las fiestas lujosas y llenas de excesos, y que no se privaba de ellas aun cuando Egipto atravesaba una de las peores crisis económicas de su historia. Mientras su pueblo moría –literalmente- de hambre, la monarca greco-egipcia se paseaba por el Nilo en fastuosas embarcaciones, disfrutando de costosas fiestas y orgías sexuales donde daba rienda suelta a su práctica predilecta; realizar felaciones. Cuando fue expulsada del poder, reunió un ejército para reconquistar el trono, aunque fue derrotada. Finalmente, Cleopatra se alió con la República de Roma para volver al poder, al que se aferraría hasta su muerte. Seguro que el hambriento y maltratado pueblo egipcio no lamentó su desaparición.




Agripina, consorte imperial



Aunque, como es bien sabido, no hubo féminas gobernantes en el Imperio Romano, esto no quiere decir que no “reinaran” mujeres. La astuta Agripina es un ejemplo de “emperadora de Roma” que, sin embargo, nunca contará en las listas reales romanas. Cuando su hermano, el emperador Calígula, comenzó a despojarle de sus privilegios reales, Agripina no dudó en conspirar para derrocarle. Cuando el intento fracasó, Calígula mandó ejecutar a todos los conspiradores excepto a Agripina y a su hermana pequeña Livila –también participante en las intrigas-, ordenando el exilio de ambas. Luego de la muerte de Calígula, Agripina volvió a la capital y se casó con el cónsul Salustio Pasieno Crispo, que murió pocos años después. Se rumoreó que fue envenenado. Se casó con el emperador Claudio, le convenció de que nombrara heredero a su hijo Nerón –por encima de los hijos del propio Claudio-, y también murió. Los rumores de ciertas setas venenosas ofrecidas por la oscura Agripina recorrieron la capital del imperio. Agripina influyó también sobre el nuevo emperador, Nerón, hasta que su inestable descendiente la mandó ejecutar. Agripina pasó a la historia por sus continuas intrigas, sus astutas conspiraciones y su talento como envenenadora.




Zenobia, reina de Palmira



En el año doscientos sesenta y siete de nuestra era, ascendió al trono de Palmira –un efímero reino vasallo del poderoso Imperio Romano- luego de la muerte de su esposo, el príncipe Odenato. Una vez en el poder, Zenobia se sublevó contra Roma y, aprovechando un vacío de poder en el vecino Imperio Sasánida, invadió la península de Anatolia –actual Turquía- y marchó luego sobre Egipto. También hizo incursiones militares sobre Siria, Palestina y el Líbano. ¡Y todo en sólo cinco años de gobierno! Sin duda, esta reina ejemplifica la idea que Talegón sostiene en su texto, sobre que la mujer es incapaz de emprender guerras.




Ranavalona I, reina de Madagascar



Ya en tiempos más modernos, en pleno siglo XIX, hubo en el reino de Madagascar una gobernante que poco tenía que envidiar, en cuanto a maldad, al mismísimo emperador Calígula. Se trata de la desconocida reina Ranavalona I, de Madagascar. Cuando asumió el poder, su primera medida fue asegurarse de que nadie pudiera arrebatárselo, ordenando la ejecución de todo el que tuviera reivindicaciones sobre el trono. Durante su reinado, persiguió con especial crueldad a los cristianos, masacrando alrededor de 150.000 personas. La reina asistió a muchas de aquellas ejecuciones, demostrando una escalofriante creatividad a la hora de imaginar las más horribles formas de morir. ¿Su método de ejecución favorito? Hervir vivo al desdichado, lo que se considera como una de las más horripilantes –y desaconsejables- formar de abandonar este mundo. Ranavalona I se hizo adorar como una diosa.




Irma Gresse, supervisora de campos de la muerte



Sin duda, una de las épocas más oscuras de la humanidad, campo abonado para mentes aviesas y retorcidas, fue la Segunda Guerra Mundial. Y la supervisora de campos de concentración Irma Gresse fue parte destacada en la locura del nazismo. Gresse hizo sobrados méritos para ser bautizada “la cancerbera” o “la perra de Belsen”. Aquellos que tuvieron el infortunio de ser “supervisados” por la oficial reportaron espeluznantes testimonios de torturas a hombres, mujeres y niños. Aunque asesinaba de manera variada y creativa –como, por ejemplo, ordenar a una jauría de perros que devoraran al desgraciado de turno- tenía especial predilección por el látigo. Irma Gresse ejecutó a latigazos a innumerables hombres, mujeres y niños. Quienes sobrevivieron a su “supervisión” aseguraban que los desgarradores gritos de dolor, las contorsiones que causaban sus latigazos, provocaban en ella una honda satisfacción, y sus desenfrenadas risotadas se mezclaban con los alaridos de sus víctimas en una enfermiza sinfonía. Irma Gresse abusó sexualmente de hombres y mujeres. Fue ajusticiada por crímenes contra la humanidad en 1945. Tenía veintidós años.



Erzsébet Báthory, condesa húngara



Perteneciente a una de las familias más poderosas de Hungría, Báthory se obsesionó por mantenerse siempre joven, y creyó que, sólo a través de perversos rituales de magia roja, podría retrasar la inevitable vejez. La bruja Báthory comenzó a secuestrar doncellas, a las que conducía a su castillo para ser desangradas. Báthory se sumergía en barreños llenos de sangre, además de preparar pócimas y ungüentos con el líquido vital. Cuando se agotó el "stock" de doncellas, recurrió a muchachas nobles, lo que fue su perdición. Aquellas jóvenes, a diferencia de las desdichadas plebeyas, tenían padres poderosos. Báthory fue acusada entonces por bruja. Sus colaboradores fueron ajusticiados, pero Báthory evitó la muerte debido a su origen aristocrático. La llamada "Condesa Sangrienta" fue condenada a cadena perpetua en su propio castillo. Para asegurarse, tapiaron todas las puertas y ventanas del castillo, excepto una rendija por la que le pasarían los alimentos. 



Beatriz Talegón, por razones obvias de espacio y tiempo, me he visto obligado a no mencionar muchísimos otros ejemplos de gobernantes crueles y/o belicosas. Mesalina, Catalina la Grande, María Teresa I de Austria, etc. Por no mencionar mujeres que destacaron en la guerra como Lakshmi Bai o las hermanas Trung. Le aconsejaría que, antes de alardear públicamente de su profunda incultura y su desconocimiento de la historia, dedicara un poco de su tiempo a la sana afición de coger un libro y leerlo. De nada.  





Más en @eltivipata


 


13 comentarios:

  1. Casos muy interesantes de la historia. Gracias por compartirlas.
    De las peores Irma Grese, había oido algo de ella, pero no imaginaba hasta donde fue capaz de llegar.

    Y qué decir de Beatriz Talegón? es una inepta y una inculta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre Irma Gresse podría haber escrito un libro... entre otras atrocidades, la "perra de Belden" se deleitaba dando latigazos en los pechos de las mujeres ya que era una parafilia sexual de esta joyita. Saludos.

      Eliminar
  2. Añado sobre Cleopatra que asesinó a sus dos hermanos menores de 12 y 10 años para asumir el trono y que provocó 2 guerras civiles despues de que los romanos le devolviesen el trono.

    ResponderEliminar
  3. Añado algunos nombres mas.

    La reina teuta de Iliria. Tras la muerte de su esposo convirtio a todos los ilirios en piratas y se dedicó al saqueo hasta que saquearon un barco romano. Los romanos enviaron emisarios a exigir el cese de los saqueos. La reina hizo ejecutar a los emisarios y enviar sus cabezas a roma. En respuesta los romanos conquistaron Iliria.

    La reina Maria Tudor, de Inglaterra, hizo quemar a mas de 300 protestantes para restaurar el catolicismo.

    Fredegunda: Concubina del rey franco Chilperico, que consiguio convertirse en su esposa despues de estrangular a su esposa anterior, la reina Galwhita (lo que provocó una guerra entre los francos). Posteriormente asesinó a los hijos que su marido había tenido en matrimonios anteriores, y, tras concebir a su primer hijo, asesinó también a su marido y se convirtió en reina regente. Su reinado estubo marcado por las guerras contra el reino franco vecino de Austrasia (de donde procedía la difunta reina Galwhita).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego hubo muchas más que, por problemas lógicos de espacio, no he podido incluir. No conocía el caso de Fredegunda. Muchas gracias por enriquecer esta lista tan "especial". Saludos.

      Eliminar
  4. Hay determinados colectivos e ideologías que, cuando la historia no les gusta porque conttradice insolentemente sus teorías (Qué mala la historia,¿verdad?) la cambian y santas pascuas. Tenemos el interesante caso de los independentistas catalanes que ha descubierto, al margen de la realidad ,que Santa Teresa, Cervantes, Colón y cuentos personajes relevantes les apetece, son catalanes.
    Otros cuentan una historia del asesino Che Guevara que parece Teresa de Calcuta.
    Los hay que hablan de la brutal dictadura de Stalin como si fuera el paraíso terrenal y niegan los millones de muertos y los gulags.
    En el caso de Venezuela los he visto negar a los propios venezolanos lo que ellos están viviendo grabando y contando, que hace falta tener cuajo.
    Estas feministas de poco cerebro, menos cultura y mucho cuento seguro que descontentas con estas "freguebundas" malísimas que contradicen sus jaujas históricos, ni siquiera reinventarán la historia: a todas les pondrán un hombre perverso y machista al lado que las obligaba a realizar actos tan reprobables.
    Y todo "arreglao", que para eso están los hombres en este mundo: para echarles todos los muertos encima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El feminismo tiene la jeta incluso de aceptar que manipula la historia, aunque lo dice con su estilo de ambigüedad y eufemismo; lo llaman deconstrucción de la historia, o historia contada según la perspectiva de género. Eso es, dicho bonito, vamos a contar la historia que nos sale de los ovarios. ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Y las emperatrices chinas,
    las cortes chinas,corruptas y maquiavelicas a más no poder,
    durante miles de años.
    La Emperatriz Wu, o Wu Zetian,fundó su propia dinastia.
    o las japonesas aunque desde la Constitución de 1889, el trono imperial del Japón está reservado exclusivamente a los varones, la monarquía hereditaria más antigua del mundo.La ley actual, vigente desde el final de la II Guerra Mundial.para el primer ministro Koizumi, y a diferencia de lo que ocurre en España, la ley que rige el sistema imperial japonés no forma parte de la Constitución y, por lo mismo, puede ser modificada fácilmente con la aprobación, por mayoría simple, de las dos cámaras del Parlamento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda me quedé corto. Los ejemplos son muchos y muy variados. Saludos y gracias por el aporte.

      Eliminar
  6. Talgeón ha borrado su post original? No lo veo en su Facebook. Menos mal que tengo pantallazo, pero sólo del principal. Creo que más abajo respondía a los que la criticaban (con razón) que las mujeres como la Tahtcher habían actuado así porque habían interiorizado los comportamientos masculinos... Si alguien tiene pantallazo...

    Buen post. Coincido en que faltan muchos ejemplos, si nadie los recopila todos tendré que hacerlo yo mismo. Me apunto los que mencionas aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia no tengo pantallazo de sus respuestas a críticas (lo del patriarcado es un chollo, porque no sólo se le puede culpar del mal que hacen los hombres sino del mal que hacen las mujeres al considerarlas dominadas por ellos). Si vas a recopilar más ejemplos de líderes nefastas te auguro mucho trabajo (la lista es bastante extensa) Si necesitas ayuda sólo tienes que pedirla, podría darte algunos casos curiosos. Como apunta otro de los comentarios de esta misma caja, el imperio chino está lleno de emperatrices abyectas. Saludos!

      Eliminar
  7. A ver, este artículo es una bobada. No hace falta irse a la puñetera BOUDICA para hablar de la responsabilidad de las mujeres en la guerra y la violencia. En general no son ellas las que aprietan el gatillo porque tradicionalmente se asume que va a ser el hombre el que arriesgara el pellejo, pero las mujeres han apoyado de mil maneras la guerra y las atrocidades de los hombres a lo largo de toda la historia.
    Un ejemplo reciente: el año que viene van a celebrarse elecciones presidenciales en los EEUU. Los candidatos republicanos compiten entre ellos para recaudar fondos y ganarse el apoyo de los millonarios que los financian. Uno de estos millonarios es Sheldon Adelson, el mismo de Eurovegas, un vejestorio fanatico sionista, enemigo declarado de Iran que va a financiar al candidato que demuestre ser mas belicoso e imprudente.
    Lo gracioso es que Adelson tiene una mujer, Miriam Adelson, tan fanatica y agresiva como el, y cuya opinion y gustos cuentan tanto como los de su marido en el candidato que elijan finalmente.
    Asi que cuando el año proximo veais a un hombre presentandose a las elecciones americanas y prometiendo guerra y devastacion en Oriente Medio, acordaos: esta alli gracias a una mujer.
    https://www.yahoo.com/politics/millions-at-stake-the-adelson-primary-is-neck-125553624.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que la mujer no ha sido ajena a la guerra (no vive en Venus, sino que forma parte de la sociedad y, por tanto, tiene una enorme parcela de responsabilidad en todo lo bueno y malo que sucede en el planeta). De hecho, en otro artículo hablé sobre dichas responsabilidades e ilustré el artículo con una elocuente imagen de la Guerra Civil en la que se ve a un grupo de manifestantes con un cartel que rezaba "Preferimos ser viudas de héroes que esposas de cobardes". Es fácil deducir de ahí que muchos de los que mataban y morían en las trincheras lo hacían instados por las féminas de su pueblo/sociedad.

      Pero este artículo responde concretamente a la "idea" que sostuvo Talegón de que las dirigentes eran incapaces de ejercer el mal o librar guerras. Por tanto, prescindo de todas esas mujeres anónimos o semi-anónimas que, directa o indirectamente, participan en las grandes catástrofes de nuestro mundo, y he querido traer las historias de algunos ejemplos de mujeres poderosas que no fueron mucho mejores que sus colegas masculinos.

      Eliminar