lunes, 10 de agosto de 2015

La venganza del feminismo



El hembrismo no existe. El feminismo es igualdad. Si no es feminista es indefectiblemente machista. Ese es el mensaje que, siguiendo la máxima de Joseph Goebbels, se repite una y otra vez hasta que son convertidos en axiomas, en certezas matemáticas que no precisan de explicación, en verdades manifiestas, aunque ni siquiera tengan lógica. En las redes sociales, sin embargos, conocemos y entablamos contacto con personas que contradicen esos axiomas feministas. Es el caso de la twittera Filósofa Frívola, que decía cosas como estas.









En la imagen somos testigos de que existen mujeres que predican el odio, que llaman a una cruzada para vengar afrentas que ellas no han sufrido, que se deleitan en el sufrimiento del hombre, y sólo se encolerizan porque a su juicio deberían ser más los maltratados por sus parejas e instituciones, y también existen un ingente número de hombres que apoyan a aquellas. No he escrito este artículo, sin embargo, porque existan personas así. Si algo sé con certeza matemática es que en el mundo cabe de todo, y en circunstancias normales no dedicaría mi tiempo a una tipeja indigna y mezquina, una mujer de tan escasa nobleza y de tan pequeña humanidad que sólo puede albergar sentimientos nefastos y venenosos como la envidia, la venganza y el odio. Pero éste caso es especial. ¿Por qué?









Aquí vemos a Filósofa Frívola en el programa La Tuerka junto a Pablo Iglesias. Ya sabéis por qué este caso es especial. Una demostrada feminista radical, que se jacta del sufrimiento ajeno, que sólo se lamenta de que considera pocos los hombres que sufren, y que está muy cerquita de personas con poder político. Ésta es la clase de compañías de Pablo Iglesias, Secretario General de Podemos, partido que ha obtenido importantísimas alcaldías, incluyendo la de los partidos afines como el que gobiernan en Madrid y Barcelona. Gentuza como Filósofa Frívola es la clase de personas que terminan tomando decisiones sobre políticas de género, con las nefastas consecuencias que todos conocemos. Personas a las que se la sudan que hayan hombres maltratados, o que disfrutan verlos destruidos, expresiones estrictamente literales extraídas de la “filosofía” de esta tipeja frívola, analfabeta, cuya pequeñez le impide albergar sentimientos que no sean malsanos. Éstas son las que opinan, y toman decisiones, y terminan legislando. Esto irá a peor,  así que preparaos.       




Más en @eltivipata




2 comentarios:

  1. Me fascina el hecho de que continuamente se ataca al movimiento #EXISTEN con el número de víctimas.

    El que hayan menos homicidios de mujeres a hombres a estas señoras, e incluso profesionales de la psicología que parece que se ganaron su título en una tienda de todo a cien, aseguran que hablar de violencia sin género es un insulto para las víctimas de maltrato de género.

    Lo que más degradante me parece es el hecho de que yo soy FEMINISTA, pero me dan ganas de vomitar sobre el feminismo revanchista, henchido de odio y separatista que ahora mismo se promueve por todo Occidente.

    Mujeres que son a diario silenciadas, maltratadas, humilladas, tanto por sus parejas como por las dictaduras de su religión y país deben avergonzarse de que estas señoras únicamente se preocupen por su propio culo y se dediquen a copiar los modelos de conductas medievales que tenía el machismo con la mujer.

    ¿Realmente estamos aprovechando la libertad que tenemos?

    Porque yo cada vez con más frecuencia veo que un movimiento que nació de una represión, no es más que una excusa que promueve el odio.

    Porque la población de Linces Ibéricos en España está en peligro de extinción, ¿se debe olvidar de que también está peligrando el oso pardo? ¿O los dejamos hasta que cubran las cifras preocupantes del Lince Ibérico para posturear acerca de una injusticia? ¿Es cuestión de cifras?

    Entonces decirme, ¿Qué diferencia hay entre lo que promueve el feminismo ahora, y el racismo de toda la vida?

    Sobre esta elementa “Filosofa frívola”, he leído varios artículos de esta señorita o señora, o con el título con el que quiera ser tratada; solo hay que ver la gran cultura que manifiesta en este twitter la misma que escribe en un artículo:

    Olvidarse del “otro”… o tenerlo demasiado en cuenta: los feminismos son plurales. Los desvelos de una mujer blanca de clase media poco o nada tienen que ver con los de una mujer musulmana de un país árabe, o una prostituta, o una trabajadora negra de un Walmart en Illinois, o una indígena cuya tierra le ha sido arrebatada. Por muchas tentaciones que tengamos de imponer nuestra agenda, o de hacer de white saviors, los problemas de las mujeres a lo largo, ancho y redondo del globo son muchos y muy diversos. Es nuestro deber conocerlos y tenerlos en cuenta, sin sentir la imperiosa e imperialista necesidad de meter la mano donde no nos llaman. Todas las cuestiones que atañen a las mujeres del mundo forman parte de una lucha global por la emancipación, una lucha en la que intervienen otros factores (raza, clase, orientación e identidad sexual etc.) Resumiendo: No existe tal cosa como “LA mujer”. Como tampoco hay UN color “carne”.

    Básicamente esta señora en resumidas cuentas le dice a sus ovejitas obedientes: no te preocupes por las mujeres que no se pueden defender, ese es “otro feminismo”, nosotras tenemos el nuestro.

    Bravo. Sin palabras.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón. Pero para que un mensaje cale en la sociedad deben reducirlo, simplificarlo a una versión de la lucha de clases de la retórica marxista, sólo que cambiando clase privilegiada por hombre y clase proletaria por mujer. Claro que no existe "una mujer" por eso el feminismo es tan nocivo. Convierte a todas las mujeres en una única masa, las colectiviza, las despojas de su individualidad. Como dijo alguien (que no recuerdo) no hay minoría más pequeña que la del individuo.

      Eliminar