martes, 22 de septiembre de 2015

Barbijaputa








A petición de un lector (Lord Impaler) he decidido pararme veinte minutos para escribir un artículo analítico de una conocida twittera; Barbijaputa.


El feminismo, en su empeño por fichar a las más importantes intelectuales del siglo XXI, ha hecho adalid de su causa a la twittera Barbijaputa, el mejor fichaje desde que el Madrid se hiciera con Drenthe. Barbijaputa es la número uno en lo suyo, aunque nadie ha descubierto todavía qué es lo suyo. En su currículum podemos ver que es twittera, bloguera y feminista, y que todavía no ha cotizado en su vida. Sin duda, todo un ejemplo de mujer progresista y emprendedora, de las que levantan el país y sostienen el sistema de pensiones a base de imprescindibles tweets donde nos enseña lo que está mal y lo que está bien.


Desde que se levanta, a la una del mediodía, se dedica en cuerpo y alma a su insistente tarea de demostrar su limitada inteligencia en 140 caracteres, para la que se sirve de un ejército de osteoporósicos cerebrales que le ayudan difundiendo y propagando su alarde de incultura.


El día en que, erróneamente, creyó ser graciosa (o alguien con mucha maldad le convenció de que lo era), comenzó a mezclar chistes sobre matar judíos al tiempo que condenaba cualquier chiste sexista. Poniendo en marcha todo su potencial intelectual, se justificaba arguyendo que hacer chistes machistas estaba mal porque el machismo es una cosa que se puede evitar, como si el Holocausto Nazi hubiese sido un suceso inevitable de nuestra historia.


En otra ocasión, dijo que unos padres que se alegran de la absolución de sus hijos acusados de violación no pueden criar hijos decentes. Aquella afirmación la hizo sobre un caso de “violación” grupal en Málaga que terminó siendo una denuncia falsa. La propia“víctima” reconoció que había mentido, eso sí, después de que se visionara en la sala de los juzgados un video en el que se la veía inusualmente feliz para estar sufriendo una pesadilla. Imagino que la lengua de Barbijaputa ha de tener una longitud considerable, si fue capaz de sacársela de la boca y metérsela directamente por el tracto rectal. ¿Sería de muy machista, pregunto, pedir que rectificara aquel comentario?


Barbijaputa es polifacética, por desgracia, y escribe en un blog recomendado, paradójicamente, para los que no les gusta leer, aunque personalmente pienso que Sanidad debería discutir la posibilidad de prescribir su lectura para pacientes con casos graves de estreñimiento crónico. En el blog, y con un depurado estilo de bonobo con generosos daños neuronales, escribe o excreta (se desconoce aún su sistema de trabajo) artículos sobre feminismo y criptozoología (pues habla constantemente de una criatura mitológica; el patriarcado).


En un artículo se defendió de la acusación de ser misándrica (que mal pensada es la gente) diciendo que era una mujer heterosexual. De nuevo todo su potencial intelectual en marcha para fabricar grandes y convincentes argumentos. No sé si estará muy enterada de que la inmensa mayoría de los machistas son hombres heterosexuales…


En otro artículo, sin embargo, aseguraba que todos los hombres son potenciales maltratadores. Barbijaputa evidencia que el “no odio a los hombres pero todos son potenciales maltratadores” es la versión feminista de “le pego porque la quiero”. Pero cuidado, no comparemos el feminismo con el machismo porque son cosas muy distintas. Lo dice la RAE, y lo dice Barbijaputa, referente de moralidad y ética. Viendo como filosofa en tu Twitter me pregunto, ¿y si al final ser mala persona es no actuar como Barbijaputa?






Más en @eltivipata







9 comentarios:

  1. Muy buen artículo, hacía falta decirlo.

    ResponderEliminar
  2. Por lo de los chistes se sabe que es azafata. Aunque no sé yo si está ejerciendo debido a la asiduidad en twitter y su dedicación a mutilar cada tema que toca.

    Buen artículo. Me encantó que recordaras lo de los falsos violadores de Málaga y como escupió de veneno en contra de hombres inocentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo recuerdo yo, ya que ella parece tener amnesia. Saludos!!

      Eliminar
  3. Barbijaputa es el claro ejemplo de ser unineuronal que por haber sido la primera en decir gilipolleces en twitter ha logrado ganarse la vida. Como veis, en este pais no triunfa precisamente el buen gusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, no ha tenido el don del intelecto, aunque hay que reconocerle el don de la oportunidad. Saludos

      Eliminar
  4. Tanto al autor como a los comentaristas: tenéis problemas, buscad ayuda. Sobre todo no tengáis hijos hasta que entendáis lo que implica el feminismo.

    ResponderEliminar