jueves, 17 de septiembre de 2015

Los videojuegos son machistas




Squall, personaje protagonista de Final Fantasy VIII.



La industria de los videojuegos rebasó hace años a la cinematográfica en ingresos recaudados (en 2009 superó la venta de entradas de cine y discos de música juntos) por lo que ha coronado la cumbre del entrenamiento mundial. Lejos ha quedado el “Tenis” –el primer videojuego de la historia- y los clásicos y adictivos Tetris y Comecocos, y los nietos de aquellos primitivos pasatiempos son sofisticados juegos de guerra con innumerables posibilidades, simuladores deportivos con una física realista o aventuras con un guion que nada tiene que envidiar a la de cualquier película, con sus arcos argumentales potentes, tramas enrevesadas e ingeniosos diálogos. No soy un aficionado a los videojuegos –mi obsoleta consola acumula polvo en mi garaje- pero su importancia creciente en nuestra sociedad es innegable, y su influencia no puede ser ignorada. Los videojuegos son un fenómeno social, han venido para quedarse, y conquistarán el mundo –si no lo han hecho ya- pero, desde mi ignorancia sobre ellos, les hablaré de Anita Sarkeesian y el machismo en los videojuegos.


La feminista canadiense Anita Sarkeesian realizó un estudio sobre machismo en los videojuegos, para lo que pidió seis mil dólares de donaciones –aunque recibió más de ciento cincuenta mil-. La revista Time la incluyó entre las cien personas vivas más influyentes del mundo.


En su carísimo proyecto –titulado Tropos contra mujeres- aseguraba que la presencia femenina en el mundo de los videojuegos se reducía a cuatro papeles; damisela en apuros, mujeres como decoración, complejo de Pitufina (después aclaro este concepto) o Señora masculino (también explicaré este punto). Veamos cuánta razón puede tener Sarkeesian en sus argumentaciones.



Damisela en apuros:

Como hemos adelantado, consiste en un personaje anecdótico –suele aparecer pocas veces y, por lo general, sólo al final del videojuego, cuando es rescatada-. Juega un papel pasivo en el argumento. El héroe es un sujeto que controla su destino y la mujer es un ser indefenso que necesita ser rescatado. Super Mario Bros es un ejemplo de esta categoría de juegos, pues la misión consiste en rescatar a la princesa Peach.

Super Mario Bros es un juego dirigido a un público infantil –aunque resulte entretenido y altamente adictivo para personas adultas- por lo que responde al argumento clásico de princesa encerrada en una torre custodiada por un villano. Creer que tiene algún efecto en el inconsciente del niño que juega a Super Mario Bros es frívolo, además de no estar fundamentado en ningún estudio sociológico. En el juego Resident Evil: Code Veronica, el personaje principal es Claire Redfield, una mujer que tiene el objetivo de encontrar a su hermano desaparecido. Dicha entrega de la popular saga fue un éxito, demostrando que los consumidores de videojuegos no se llevan las manos a la cabeza cuando se invierte la ecuación.




Mujeres como decoración:

Hace referencia, principalmente, a cuando la mujer es un objeto o ítem al servicio del personaje principal masculino. Habla concretamente del papel de las mujeres como prostitutas en la popular saga Grand Theft Auto, en el que el personaje jugable puede contratar los servicios de las profesionales e, incluso, matarlas después para recuperar el dinero.

Aunque, en un principio, nos pueda parecer algo terriblemente machista, debemos hacer lo que el feminismo suele obviar; contextualizar. El argumento de todos los capítulos de la saga gira en torno a la mafia, entornos marginales y situaciones repletas de violencia común. Decir que GTA es machista sería como decir que la estupenda serie Los Soprano también lo es, porque el matrimonio protagonista responde al modelo de familia mafiosa italoamericana, con roles definidos y sexistas, y uno de sus personajes regenta un sala de striptease, y maltrata y cosifica a sus empleadas.

Sarkeesian se atreve a decir que la actitud violenta que los personajes tienen con las prostitutas puede traducirse en actitudes violentas con las mujeres en la vida real. No es la primera vez que se relacionan los videojuegos con la violencia. En la masacre de Columbine, en Estados Unidos, la prensa sugirió –o, directamente, acusó- a los videojuegos de los asesinatos masivos que tuvieron lugar en aquel instituto, con un encabezado que rezaba “LOS ASESINOS DE COLUMBINE ERAN AFICIONADOS A LOS VIDEOJUEGOS DE DISPAROS” (dudo mucho que, si aquellos chicos hubiesen sido aficionados a la jardinería, hubiesen remarcado ese hecho en el encabezado). En España, hicieron exactamente lo mismo con el caso del Asesino de la Katana, que tenía un corte de pelo similar al de un personaje de la conocida saga Final Fantasy.

Vergonzante sensacionalismo, al servicio de un medio de “información” más interesado en vender periódicos que en informar de manera precisa, rigurosa y ética. De la misma manera que un juego de disparos no te convierte en asesino o uno de fútbol no te convierte en Leo Messi, GTA no te convierte en un machista asesino serial de prostitutas.




Principio de Pitufina:

Una presencia notablemente menor de personajes femeninos que de masculinos (como en el caso de la serie de dibujos animados Los Pitufos, donde sólo parece habitar una mujer en toda la aldea y que, además, es el interés romántico de los demás).

Aquí empieza a mezclar ejemplos de series animadas o de personas reales (como Big Bang Theory) con los videojuegos, lo que manda el escaso rigor que poseía el estudio Tropos contra mujeres y defenestra cualquier posibilidad de que fuera tomado en serio. Se trata de poner la conclusión del estudio antes de analizar los datos. Es decir, los videojuegos son machistas (esa es la conclusión), ahora sólo queda buscar los datos que lo confirmen, y si no los encuentro en el mundo de los videojuegos, los sacaré de contextos totalmente ajenos como series de televisión. Es decir, el método científico, pero a la inversa.

Si jugamos con las mismas normas, y hablamos de series de televisión, ¿por qué hay que ajustar el número de personajes femeninos al masculino? ¿Qué sentido tiene incluir cuotas en la ficción? Hasta la fecha no he oído reclamaciones de hombres exigiendo más presencia masculina en series donde predominan el número de personajes femeninos tales como Sexo en Nueva York, Anatomía de Grey o Mujeres Desesperadas. ¿Hemos llegado al absurdo nivel de contar los personajes y exigir que haya siempre el mismo número?




Señora masculino:

Se refiere a personajes femeninos desdoblados de un personaje masculino, y la carencia de personajes femeninos originales y genuinos.

Una nueva muestra de la estrechez de miras (o mala fe) de Sarkeesian. Los personajes femeninos abundan en los videojuegos. Tenemos a la célebre Tomb Raider, a los personajes de la saga Resident Evil Claire Redfield y Jill Valentine (ambas protagonizaron varios exitosos capítulos), Bayonetta o las heroínas de Final Fantasy VI y Final Fantasy XIII. Todas protagonistas y no sacadas de un contrapunto masculino.

Un caso estupendo es el del videojuego Metroid, en el que debemos superar arriesgadas misiones controlando un personaje que posee una pesada armadura. Cuando completamos el juego, el protagonista se quita el casco y vemos que es una mujer. Metroid fue todo un éxito que generó numerosas partes.

A medida que la industria de los videojuegos crece en importancia económica y social, el feminismo no ha desaprovechado la oportunidad de posar sus garras depredadoras en él. Con su metodología habitual (escaso rigor, manipulación de datos, descontextualización) el feminismo quiere su porción en la industria del entretenimiento electrónico. Anita Sarkeesian es una pionera en esto –sus numerosos y generosos ingresos así lo avalan-.  




Más en @eltivipata




Heil Macarena, Atrévete a descubrir lo que se cuece en el feminismo español: AQUÍ







6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. -La pregunta es ¿Cuántas mujeres juegan Bayonetta o Metroid? Porque la mayoría de los videojuegos los consumen hombres, por lo tanto los principales personajes deben ser hombres, ya que los usuarios mayormente se identifican con los personajes masculinos. Para que los personajes femeninos sean apreciados por los jugadores, como un hombre no se puede identificar con una chica, necesariamente hay que hacerlas atractivas, más o menos que "enamoren al jugador", de lo contrario los hombres no usaran esos personajes.
    Es obvio que la industria de los videojuegos no se irá a la quiebra porque un grupo de estúpidas feministas, que ni son videojugadoras como para que vengan a decir lo que está bien o mal. Si buscamos ejemplos podemos ver Street Figther, donde la mayoría de los jugadores juegan con personajes masculinos (hasta las chicas), mientras que los personajes femeninos en principio son apreciados por los jugadores, por atributos como el trasero (como sucede con Cammy y Chung-li).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elemental ley de oferta y demanda, pero aún así hay muchos juegos con protagonistas féminas, para quien quiera ponerse al control de una heroína (cosa que a mí me importa bien poco unos y otras). ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Voy a comentar una cosa le joda a quien le joda.

    Actualmente cada vez que me meto en un juego online el mayor foco femenino que me encuentro son las que yo denomino "mujeres florero". Me jode admitirlo como mujer, pero muy pocas chicas somos las que vamos a jugar simplemente a jugar. He conocido a un montón de chavalas y ya no tan chavalas que aparte de que quieren todo masticado y hecho, pobre de que te quejes, te montan un pollo del carajo.

    Por esa clase de mujeres como admitas abiertamente que eres mujer, ya te ganas la etiqueta de guarra. Porque hay chicas que realmente se las suda los demás y juegan porque les gusta. En especial en los juegos Free2play es donde te encuentras con más frecuencia a esta subespecie de feminas. Coleccionan "novios online" que les costean sus gastos en el juego.

    Yo no considero eso diferente a la prostitución.

    Y juegos tan conocidos como las modas ahora del League of legends, ya no sé ni por donde empezar.

    Sinceramente antes de cambiar los contenidos en un juego, las mujeres deberiamos mirar a nuestra propia casa y mejorar nuestra propia mentalidad antes de ponernos a exigir.

    Dicen que a las mujeres se las hipersexualiza, y en cierto punto hay un poco de razón para ello, pero como dije, nosotras como jugadoras también lo hacemos.

    Sin ir más lejos solo hay que mirar la comunidad de youtube, a excepción de unas cuantas gamin la mayoría atrae al público haciendose a sí misma publicidad de su aspecto.

    Muchas tienen el reclamo: mirarme, soy mujer y soy buena en X juego, adorarme.

    Así que primero debemos sacudirnos las migas de la hipocresía antes de criticar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, y muy políticamente incorrecto, como siempre. Es bueno que lo diga mujeres, porque si lo decimos nosotros nos llamarían machistas hasta el día del juicio final. No estoy en contra de que una mujer quiera sacar rédito de su aspecto físico (ya escribí sobre el tema) pues considero que el físico (e incluso el sexo) es un capital que (quien lo posea) tiene derecho a explotar como lo desee. Pero es innegable lo que comentas, hay mujeres que lo utilizan y luego, en un acto de hipocresía, atacan a la sociedad por la hipersexualización. Tú siempre coherente. ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Para terminar he estado informándome de esta señora, y resulta que esta señora pide que se hagan controles [mandos] más simples para las mujeres.

    Nos acaba de llamar - quien nos defiende - subnormales por toda la cara.

    Viva, en serio, viva.

    ResponderEliminar