lunes, 14 de septiembre de 2015

Todos los hombres son potenciales maltratadores


Secuencia de la película Apocalipsis now, basada en la novela El Corazón de las tinieblas de J. Conrad.


Todos los hombres son potenciales maltratadores. Es el nuevo axioma del feminismo. Un paso más en la estrategia de criminalización del género masculino, orquestada por un feminismo cuya élite la ocupan personas con un odio que ya apenas disimulan. Cuando protestamos ante esta burrada sin fundamento (cosa lógica, me parece), las feministas se ofenden -no hemos dicho que seáis maltratadores, “sólo” que sois potenciales maltratadores-.


Ese “potenciales” es la justificación para incluir “todos los hombres” y “maltratadores” en la misma oración. Y aún van más allá, porque ante nuestras legítimas protestas, comienzan las acusaciones veladas. -Si tanto os ofende que os llamen potenciales maltratadores, si negáis la posibilidad de que podáis serlo, significa que podéis llegar a maltratar-. Es decir, si niegas la posibilidad de que puedas maltratar a una mujer es muy posible que sea porque eres un maltratador. Aristóteles y su lógica a tomar por el culo.


Pero además de malintencionada, la frase “todos los hombres son potenciales maltratadores” está muy lejos de ser un argumento válido, y no se sostienen ante un análisis mínimamente profundo. En este artículo intentaré desmontar algunos mitos que la sociedad ha aceptado sin siquiera cuestionar su validez y, de paso, prevendremos que el “todos los hombres son potenciales maltratadores” se convierta en otro axioma de nuestra cultura.


Quienes sostienen esta nueva y prejuiciosa sentencia recurren a un ejemplo clásico; la Alemania Nazi. “Todos los seres humanos guardamos dentro un monstruo capaz de cometer los mayores horrores si se dan las circunstancias apropiadas. Los Nazi convirtieron a la sociedad alemana en una turba de asesinos, que llevó al exterminio cruel y despiadado de seis millones de personas”. Lo peor es que tamaña imbecilidad nos la hemos tragado sin masticarla.


¿Es cierto que todos los humanos llevamos un monstruo dentro, esperando las condiciones propicias para sacarlo afuera? ¿Acaso será verdad que todos podemos llegar a ser crueles, y llevar a cabo las mayores atrocidades, por muy humanos que nos creamos? ¿Los horrores cometidos por el pueblo alemán durante el nazismo son una prueba de ello? Es muy posible que hayas respondido sí a todas estas cuestiones. Pero me he propuesto desmontar el mito de la culpabilidad del pueblo alemán en el Holocausto y, con ello, la idea de que todos somos potenciales maltratadores.


La realidad es que la inmensa mayoría de la población alemana de la época desconocían los horrores de los campos de exterminio (situados la mayoría de ellos en Polonia), por lo que, obviamente, su participación en dichos crímenes fue mucho menor de la que hemos asumido como cierto. En un mundo sin teléfonos móviles con cámara, sin Twitter, sin Internet y con una dictadura que controlaba todos los medios de comunicación, mantener al pueblo alemán en la más profunda de las ignorancias no era imposible. Las terribles actividades de la SS en los campos de concentración y de exterminio no eran publicadas por ningún medio de prensa o radio alemanas. De hecho, no usaban públicamente términos como “campos de concentración” sino términos más edulcorados como “campos de reasentamiento” o “campos de reeducación”.


Por supuesto, la implacable y omnipotente censura del gobierno Nazi llegaba también al ámbito privado. Las cartas que los oficiales al cargo de los campos, o los soldados en el frente, enviaban a sus familias también pasaban por filtros, y eran desechadas si contenían alguna información que el gobierno consideraba censurable. En muchas ocasiones, ni la familia directa de los supervisores de los campos tenía un conocimiento preciso de lo que sucedía tras las alambradas.


De hecho, los exterminios se hicieron de manera desorganizada y casi improvisada desde el comienzo de la guerra en septiembre de 1939 hasta finales de 1942, cuando comenzó los transportes regulares de víctimas en trenes, a los lugares donde serían sistemáticamente masacrados. El campo de exterminio más importante fue Auschwitz, cuyas cámaras de gas empezaron a funcionar el 20 de marzo de 1942. Precisamente fue escogido porque estaba emplazado lejos de los núcleos de población. Incluso reinstalaron las cámaras de gas llevándolas a los campos aledaños de Birkenau porque los gritos de las víctimas podían ser oídos por los agricultores y ganaderos de la zona. Es decir, se esforzaban enormemente para que la población civil desconociera las terribles actividades de los campos de exterminio.


Por supuesto, asesinar a más de seis millones de personas no es fácil de ocultar, y siempre llegaban rumores de lo que ocurría al otro lado las siniestras alambradas de Auschwitz, Treblinka, Dachau y otros campos. En parte, se debió al esfuerzo de los países Aliados para concienciar al pueblo de sus nefastos líderes, pero el partido Nazi le daba la vuelta y ponía en marcha la aplastante maquinaria propagandística para hacer ver a sus ciudadanos que se trataba de una burda estrategia enemiga para desacreditar al gobierno. De hecho, muchos alemanes siguieron sin creerlo hasta después de acabada la guerra.



El empeño de los nazis para ocultar sus “actividades” llegó a tal extremo, que en 1944 tuvo lugar un hecho curioso. Ante los rumores de exterminio que crecían entre la población civil, la Cruz Roja exigió a las autoridades nazis acceder a uno de estos campos. Para acallar los rumores, los nazis escogieron el campo de Theresienstadt y lo remodelaron de arriba abajo. Construyeron cafeterías y teatros, huertas y hasta parques infantiles. Como había masificación de presos, enviaron a muchos (los que tenían peor aspecto; desnutridos, enfermos o con señales de violencia) a Auschwitz, y se quedaron con los que tenían “buen aspecto”. Rodaron una película en la que se veían a los judíos fingiendo llevar una vida sencilla y amable que no se correspondía a la realidad que sufrían. Todo un “Show de Truman”. En YouTube podéis ver un extracto de la película de Theresienstadt.




 




Esto fue en 1944, ¡sólo un año antes de que acabara la guerra! Es decir, los nazis mantuvieron a la sociedad alemana en la ignorancia hasta al final. Por supuesto, no todos desconocían lo que sucedía, y es cierto que la SS y la Gestapo contó con una amplia red de colaboradores entre la población civil, pero la realidad es que la mayoría de los ciudadanos alemanes de entonces ignoraban todo lo relacionado con la Solución Final y el Holocausto.

Finalizada la guerra, los vencedores reunieron y publicaron todo tipo de pruebas documentales, fotográficas y de vídeo de las horrendas atrocidades que tuvieron lugar en los campos de la muerte, y la población alemana quedó grabada con un estigma de vergüenza y sentimiento de culpa que, a la vista de las evidencias, es injusta. La mayoría de los alemanes de la época desconocían las matanzas que tenían lugar en los campos de exterminio.

Conocer esto –que, a priori, parece no tener relación con el feminismo y su retórica- es importante para no aceptar ciertos dogmas que, sutilmente, nos inoculan para hacernos creer que todos los hombres guardamos un potencial maltratador, o violador, o asesino de mujeres. Las personas no son como en la novela El corazón de las tinieblas de J. Conrad. No todos llevamos dentro un ser cruel y desalmado y, desde luego, es rotundamente falso que todos los hombres podemos ser crueles con los demás.




Más en @eltivipata




Heil Macarena, de lo que no se atreven hablar los medios: AQUÍ










11 comentarios:

  1. Muchos basan esta horrible y sexista afirmación que los hombres por naturaleza liberan testosterona por medio de la violencia. Es una vieja afirmación que desde luego no cuadra muy bien con los tiempos que vivimos. Si bien muchos son amantes del sedentarismo.

    Igualmente es incorrecto pensar que la testosterona y altos niveles de la misma pueden obnubilar la mente de un hombre corriente y llevarlo a cometer actos tan terribles como son las agresiones físicas.

    Un hombre que actúa así es porque no le han enseñado una educación donde existe la mesura y nuevamente volvemos al elemento educativo. Unos padres - padre y madre - que no le enseñan la suficiente educación emocional a su hijo son el principal culpable de estos atroces actos. Y también hablo de las mujeres, que por mucho que les joda a estas femichichis de cuarta, solo tienes que moverte en barrios de escasa cultura para ver como las mujeres son incluso más violentas que muchos hombres, y créeme yo me crié en uno así, del que por suerte huí cuando tuve ocasión.

    Personas - sean hombres o mujeres - que solo se saben comunicar por medio de la violencia, donde la misma violencia es una forma de buscar popularidad. Así que dudo mucho que nos podamos aferrar a temas tan controvertidos como que el hombre es violento por naturaleza debido a la testosterona.

    Es una falacia.

    En resumen, barbijaputa si aplicase el mismo tiempo en cuestionar lo malo de esta sociedad en lugar de centrarse únicamente en follarnos el cerebro a las mujeres, quizás haría algún cambio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Y paradójicamente son los mismos que dicen que todas las diferencias entre géneros son construcciones artificiales, al tiempo que aseguran que los hombres son más violentos por naturaleza. Rigor científico... Coincido plenamente con tu comentario, Pil.

      Eliminar
  2. En España estas mismas palabras las exponian en una conferencia de un sindicato de trabajadores allá en Andalucia.
    Attac también tiene publicado algún video diciendo que la culpa de las guerras es de los hombres,etc.

    De hecho te llaman machista(prepotencia del hombre sobre la mujer) en cualquier programa de Radio publica,cuando 2 hombres se pelean entre sí¿porque por una mujer?,ni eso,por una pelea en un campo de futbol.

    Recuerdo a Marlene Dietrich,decir que después de acabar la guerra,y empezaban a llegar estas noticias e imagenes,aun creia que todo era mentira,aun tardó unos cuantos años,en descubrir que la habian engañado.

    Recuerdo un documental muy famoso de un hombre(que se habia salvado porque sus padres escondieron a los niños en el piso,cuando los nazis entraron en su casa,se quedó huerfano,hizo el documental junto a una compañera,recuerdo algunos testimonios,pero voy a contaros uno "habia judios que perdian el tren para un campo de concetración e iban corriendo detras para alcanzarlo",además de los vagones como si fueran animales,los nazis tenian hasta vagones de lujo,con cafeteria,asi que muchos judios,como todo el mundo también ha oido,se creian estas cosas.

    Y de hecho los judios de la antigua Unión Sovietica tampoco fueron bien parados,asi como anarquistas,especialmente en aquellos lugares,donde querian vender lo que en la colectividad de su pueblo produccian(antes hace poco,nada,no se conocia otra cosa que miseria),lo que hicieron fue desahacerse de ellos,y de sus pertenencias,repartirlas sin duda,como hacen todos con el vencido,como hacen aquí,después de haber currado como un esclavo,jugandote la vida en un andamio a 20 metros de altura o comiendo potasio,hierro,fosforo,niquel,oxigeno,argon,de un electrodo de una soldadura.de un hilo de una maquina,asi como mil cortes,golpes y quemaduras,todo para hipotecarse,casarte,tener hijos,coche,y televisor,para después quedarte con la hipoteca,separarte,deshauciarte,quedarte sin hijos,multas por todo y más,y demás pufos,y con el coche o el televisor si cuadra,como el abogado o el procurador,y aun encima insultandote,silenciandote,humillandote,riendose pero es que todos los días de tí,de tu familia,y de la que fué tu familia,algo así debieron sentirse bien pletoricos los Nazis,los Bolcheviques y ahora los Democratas o igualitarios.Cuidense.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto. No sabía lo de Marlene Dietrich. Lo habría incluido en mi artículo. Como ella, la mayoría de la sociedad alemana quedó perpleja cuando se descubrieron las atrocidades de los campos. Tu último párrafo es tan cierto como inquietante. ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Al final todo se reduce a lo mismo, el miedo a la libertad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. La igualdad es mucho más sencillo de lo que quieren hacer ver.¡Saludos!

      Eliminar
  4. El varón,en la dicotomia biológica de funciones le tocó, por ser el menos "valioso" biológicamente, "bailar con la más fea": es decir, proteger y defender hasta su muerte a las hembras y a las crías.
    y digo que era menos "valioso" biológicamente ( que no en dignidad y derechos) porque la muerte de una hembra suponía la pérdida del embrión que portara y de las crías lactantes, en tanto que la muerte de un varón solo implicaba una perdida de individuos de la especie.
    Si a esto se añade que una tribu con un solo varón y varias hembras sale adelante en tanto a la inversa no, la evolución biológica buscó la mejor forma de supervivencia de la especie.

    LA testosterona implica muchas reacciones en el varón:
    La agresividad ante una situación de peligro. La irreflexión para el ataque en tanto puede perder la vida y si lo piensa no es operativo ( y la naturaleza busca la opertaividad o la especie se extingue), el instinto de protección de los ´débiles (hembras y crías) un sentido de la orientación asombroso que se le hizo necesario en sus funciones de caza y defensa...

    El hombre no está fabricado para matar sino para defender. Y es un prototipo perfecto. La evolución no permite errores: especie fallida, especie extinguida.
    En algunos casos los prototipos salen "averiados" ( o se averían en su desarrollo) , al igual que las hembras que matan a sus crías, siendo el instinto de protección de las madres una de las pulsiones hormonales más intensas.
    Potencialmente maltratadores somos todos, Y potencialmente defraudadores de Hacienda, ladrones de bancos... y héroes...
    El ser humano es potencialidad.

    Si verdaderamente el hombre fuera el depredador que nos quieren hacer creer y no tuviera ese instinto de protección que le sale hasta cuando no se da cuenta, no estaríamos ninguno aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido con tu comentario excepto con tu penúltimo párrafo, que contradice todo lo que expusiste anteriormente, y que considero muy interesante. Dices que somos potenciales maltratadores, defraudadores de hacienda, etc. pero como bien dices arriba, nuestro instinto (nuestra naturaleza) no es depredadora (al menos con nuestros congéneres). Como también señalas, sólo alguien con un defecto funcional de nacimiento o adquirido en un ambiente de violencia tiene un comportamiento abusivo con las mujeres. ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Oye, Tivi, ¿por qué no le dedicas una entrada a la Barbijaputa? Se que no se lo merece, pero es que me parece tan burda, tan ramplona y tan primaria que bien se podría titular : LA BELEN ESTEBAN DEL FEMINISMO

    Y no tanto por la persona de la histérica esa, sino por usarla como hilo conductor para analizar la sarta de "argumentos" infantiles y primarios con que se están imponiendo las feministas en los medios de comunicación.

    Antes se mostraban terriblemente filosóficas, con una retórica digna de un asceta newage con algunos gramos de ácido de más. Descargaban unas peroratas ininteligibles mezcla de filosofía zen con protuberancias estéticas de feminismo clásico (en pikara magazine tienes reunidas la flor y nata de esos fumaderos de opio feminazis).

    De suerte, eso ni lo lee nadie ni cala ni la madre que las parió. Solo sirve de antro intelectual donde se reúnen las cuatro locas del coño puestas de lisérgico rosa que se dedican a dormitar entre almohadones de franela mientras entrecierran los ojillos por las volutas de humo existencial.

    Sin embargo, de un tiempo a esta parte, me estoy encontrando cretinas como la Barbijaputa que son muchisimo mas peligrosas porque lanzan un discurso simplista, de fácil penetración en el inconsciente colectivo, que ataca lo mas primario del ser humano. Apela a ese tipo de argumentos que casi todos solemos usar en la barra de un bar cuando arreglamos el mundo a base de copazos. Esos facilones que tienen muy poco recorrido intelectual pero que nos encantan porque nos categorizan rapidamente en extremos sin grises.

    El argumento de "todos los hombres son potenciales maltratadores" es tan pero tan burdo que no resiste el más mínimo análisis racional.

    Sería como decir "Todos los árabes son potenciales terroristas", "todos los vascos son potenciales etarras", "todos los gitanos son potenciales delincuentes", "todas las mujeres son potenciales asesinas de niños"....

    Pero eso cala. Y las fanáticas burdas como Barbijaputa logran que el mensaje llegue mucho mas lejos que las "intelectuales" fumadas del Pikara Magazine.

    Fíjate como será la cosa, que hasta se atrevió a poner como "dato" demostrativo de sus tesis, unos cuantos twits de sus fans contando casos particulares sobre supuestas agresiones de hombres a mujeres....¿Se puede ser mas infantil?
    ¿Tu conoces algún científico, o algún periodista serio, que haga semejante gilipollez? ¿No le da vergüenza? A mi mucha, pero ajena.

    Eso sí, sus post son los mas leídos y lo mas comentados (Al mas puro estilo Salvame Belen Esteban). Argumentos de una nivel intelectual a la altura de una ameba pero que hace furor en las masas. Y te recuerdo que la Belen tiene audiencias millonarías.

    En fin, sólo era una sugerencia.

    Saludos





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uh hombre, ¡yo apoyo esta sugerencia al 100%!

      La Belén Esteban del feminismo, me encanta jajajaja. Buena analogía del Pikara Magazine, donde te encuentras las tesis de unas lesbianas odiahombres haciendo un oda a su coño y a sus orgasmos lesbicos.

      Eliminar
    2. En una sociedad que tiene más televisores que electrodomésticos, cuanto más simple es el mensaje mayor capacidad de penetración tendrá en las masas. He dedicado algunos artículos no a Barbijaputa en sí, sino respondiendo a uno de sus artículos más recientes.

      La campaña del miedo:
      http://eltivipata.blogspot.com.es/2015/09/la-campana-del-miedo.html

      Vuelta al #medievo:
      http://eltivipata.blogspot.com.es/2015/08/vuelta-al-medievo.html

      Lo de elaborar un mensaje sencillo ya era recurso habitual de Goebbels, que precisamente no pasará a la posteridad por ser un propagandista con ética. Acepto la sugerencia y me pondré a recabar información de esa ciclotímica. Creo recordar que una vez sugirió que la mujer tuviese permiso de armas. Si aquella imbecilidad fue "humor mordaz" o algo "serio" lo releeré.

      Acepto la sugerencia. Me parece interesante (no el personaje, que es de lo más simplón y estereotipado) sino de como se aprovecha de una masa con escasa intelectualidad. ¡Saludos!

      Eliminar