domingo, 4 de octubre de 2015

¿Violencia machista o violencia doméstica?








Según un estudio de la Universidad de Oxford, los medios de comunicación españoles son los menos creíbles de los once medios que ha estudiado, entre los que están Gran Bretaña, Alemania, Italia o Brasil. La escasa calidad de las tertulias televisivas, la falta de objetividad o la instrumentalización del periodismo con objetivos políticos tienen mucho que ver con el hecho de que sólo alrededor del treinta por ciento de los españoles creen en los medios de información de su país. Y, por supuesto, no obviemos la ausencia de rigor en el tratamiento de las noticias.


Pero donde el rigor periodístico desaparece en la nada, para pleitesía de la industria de la violencia de género, es en las noticias que tienen como víctima a la mujer, y como victimario al hombre. Siempre que un hombre agrede o asesina a una mujer, la noticia es tratada inmediatamente como violencia machista, asumiendo que el agresor u homicida ejecutó el acto violento por la condición femenina de la víctima. Pero ¿qué requisitos debería tener un crimen o agresión para ser apellidada “machista”?


En Estados Unidos, un hombre asesinó a su mujer para cobrar el seguro de vida de ésta. No existían antecedentes de malos tratos ni indicios que sugiriera que la mujer sufría violencia doméstica. Ni familiares, ni amigos, ni vecinos vieron nada que hiciera sospechar una relación de violencia. En España, esta noticia habría sido anunciada como violencia machista, habría engordado las listas que utilizan para su propaganda, y las empresarias del sufrimiento habrían sacado a pasear las pancartas “nos queremos vivas” en sus marchas de discriminación e incentivación del odio.


Sin duda, es un crimen terrible, pero no puede ser considerado crimen machista, en tanto que el móvil del mismo ha sido únicamente económico. Podemos decir que el asesino es un sociópata carente de empatía, pero no es un asesino machista.


La prensa nos intentó colar como agresión machista el caso del batería del grupo musical Los Piratas. Un agente de la Guardia Civil abatía al músico cuando estaba en estado de extrema agitación. Después supimos que el integrante de Los Piratas padecía graves trastornos mentales, que había conseguido controlar con la medicación adecuada. Poco antes del suceso que le llevó a la muerte, el psiquiatra que le trataba había considerado oportuno (en lo que podría ser un claro caso de mala praxis) interrumpir su tratamiento, con las nefastas consecuencias que conocemos. A la luz de la infame cobertura de esta noticia es inevitable preguntarnos, ¿cuántos casos de esquizoides, psicóticos y enajenados que han asesinado a su esposa, no por ser mujeres, sino por ser a quien tenían más cerca, han pasado como crímenes machistas, para seguir adulterando estadísticas?


Por otra parte, quien mata a su pareja por tener un patológico sentido de la posesión no implica necesariamente machismo, pues el sentido de la posesión no es exclusivo de un género. Basta con poner en Google la siguiente búsqueda; mujer mata a su marido (o lo intenta) al descubrir que le era infiel, y veremos que tener un concepto insano, posesivo y tóxico de una relación en pareja afecta a hombres y mujeres y, por tanto, no es feudo exclusivo del machismo.


Crimen machista no es análogo a crimen doméstico, aunque la peor prensa (según la Universidad de Oxford) lo utilice como un concepto intercambiable, para seguir alienando a un lector analfabeto, que sigue tragando eso de que la violencia tiene siempre los mismos cromosomas.














4 comentarios:

  1. Yo siempre me he preguntado una cosa.

    Como española y sé que la mayoría con dos dedos de frente ha reaccionado como yo, cuando el estado saca una estadistica por ejemplo de descenso de paro, o frases tan famosas de ZP como "En España no hay crisis", la gente se burla porque es querer tapar el sol con un dedo.

    A la cuestión a la que voy es... ¿Si nos reimos de esas estadisticas, por qué tomamos como la biblia las estadisticas de VioGen? Y no me refiero a las mujeres que mueren, ojo, no voy a poner en duda que existen maltratadores, pero el hecho de que se niegue la verdad en su totalidad y se le de completa cobertura y dicha cifra sea 100% veridica, que la sociedad no se haga preguntas y las acepte tal cual.

    ¿La razón? Esta ley es la panacea contra los maltratadores, o al menos así nos lo venden. Una sociedad mal educada y desestructurada comenzará a cimentarse por meter a hombres en la cárcel. ¿Para qué educarlos? Es mejor organizar campañas de cobertura nacional, crear conmoción en la población y sacar pancartas "Nos están matando".

    Es cierto como hablamos el otro día por MD Tivi que si todos los asesinos se guiaran por los mismos patrones, la criminología sería una ciencia inutil que no aportaría nada.

    Como dato curioso cuando hay un asesinato de mujer a hombre los medios de comunicación poco le faltan para poner el historial psiquiatrico de la homicida, sin embargo en feminicidio lo tachan de crimen machista y se quedan tan panchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El por qué se tragan unas estadísticas como si fuera el catecismo y por qué no creen en otras no podría decírtelo, pero sería interesante intentar arrojar luz sobre eso. Con respecto a "la mujer mata porque algo le pasará en la mente" es algo que hemos criticado mucho, sobretodo teniendo en cuenta que las enfermedades mentales suelen afectar con mayor frecuencia precisamente a los hombres. ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Estás en un error, Tivi. En España las únicas estadísticas fiables, garantizadas y pasadas por la prueba del algodón son las que maneja* el mangina Lorente.

    L.E.

    _______________

    (*) = 'Manejar' en este contexto: Manipular, cocinar, falsear, tergiversar, semiocultar, maquillar, edulcorar/amargar/agriar, travestir...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, ellos deciden qué estadísticas son fiables y cuales están cocinadas. ¡Saludos!

      Eliminar