sábado, 19 de diciembre de 2015

Socialisto



El multimillonario José Miguel Monzón



El Gran Wyoming habló de violencia de género, y defendió las virtudes de la Ley Integral de Violencia de Género en el espacio televisivo que presenta, en la Sexta. La televisión es un lugar maravilloso, donde nos encontramos a gurús omnisapientes como Wyoming, que valen absolutamente para todo; lo mismo hablan de macroeconomía el lunes, que de geopolítica el martes, que dan un coloquio sobre terrorismo el miércoles, y se ponen la toga de juristas el jueves –después hablan de “cuñaos” desde la izquierda-. Esos economistas/politólogos/sociólogos/juristas sólo tienen credibilidad porque aparecen en televisión, y porque una adormecida, aborregada, ovejizada población pasa una media de cinco horas diarias bajo el yugo de la férrea dictadura televisiva y, con una ingenuidad producto de una infantilización forjada a golpe de pésimos modelos educativos –o adoctrinadores- y una idiotización fomentada –y financiada- por el Estado, cree a pies juntillas “porque lo dan en la tele”. 

Así pues, el Gran Wyoming, que para los habitantes del país de los ciegos, es un intelectual, se convirtió en experto en igualdad de sexos en general, y de la LIVG en particular, y la defendió en un monólogo final que, pese a su brevedad, logra la hazaña de verter datos sesgados, manipulación y banalizaciones varias. 

¿Quién es Wyoming? Muchos lo conocerán por ser ese presentador de espacios televisivos donde, con un lenguaje mordaz y un sentido del humor ácido –básicamente leer chistes escritos por guionistas en un telepronter-, se convierte en el azote de políticos, banqueros y altos empresarios. Sin embargo, él mismo tiene hasta diecinueve propiedades, lo que le convierte en el clásico socialista de lucha social por el día, y yate y caviar por la noche, siguiendo la creciente tendencia que ya marcó en su día Felipe González. 

Antes de que los socialistas que estén leyendo este artículo griten desaforados eso de que ser socialista no es sinónimo de ser pobre o practicar el ascetismo, debo conceder que Wyoming puede hacer –faltaría más- lo que quiera con su dinero. Simplemente señalo lo paradójico que resulta que un socialista declarado y beligerante como el Gran Wyoming amase una respetable fortuna participando de la burbuja inmobiliaria, paradigma de ese voraz neoliberalismo contra el que lanza encendidos discursos. Socialista de palabra, neoliberal de corazón. Como todos. Porque una cosa es ser socialista, oiga, y otra es ser tonto. 

Además de invertir en ladrillo, Wyoming es un gran empresario, como lo demuestra el hecho de que es el administrador único –y también único trabajador- de una empresa que tiene acumulados tres millones de euros en activos. Esa empresa de una única persona –no estoy hablando de Monedero, aclaro- tiene a su nombre una vivienda unifamiliar de 250 metros cuadrados en Ciudad Lineal, y un dúplex de 157 metros en Zahara de los Atunes, donde el humorista y presentador veranea con su hija. 

No hablemos en este artículo de las ventajas derivadas de adquirir o poseer propiedades a nombre de una empresa, sino de hechos. El Gran Wyoming ya fue multado con casi un millón de euros por detectarse irregularidades en sus declaraciones fiscales. 

Pero bueno, no quiero que este artículo se reduzca a un Ad Hominem, así que vayamos al fondo del vídeo que, a fecha de este artículo, acumula 177 “no me gusta” en YouTube, por 144 “me gusta”. En él expone una serie de datos que pretenden demostrar la necesidad de la LIVG –no los expondré ahora porque podéis ver el vídeo pinchando AQUÍ- así que expondré yo otra serie de datos bastante elocuentes. 



  • Según el estudio del Instituto Contra la Violencia del Centro Reina Sofía, España presenta uno de los índices más bajos de muertes por violencia hacia la mujer. Los países del norte de Europa, paradigma de la igualdad social, presentan tasas de homicidios hasta tres veces superior. Antes de que la LIVG se cuelgue la medalla de estos bajos índices de violencia hay que destacar que dicho estudio es de 2003 (la LIVG se aprobó el 28 de Diciembre de 2004).

  • Más de un millón de hombres han sido juzgados en estos doce años por delitos tipificados en la LIVG, siendo la mayoría de los condenados procesados por delitos que, de ser cometidos fuera del ámbito de la pareja –o por una mujer dentro de la misma- se hubieran considerado faltas. 

  • El número de mujeres asesinadas no ha disminuido. 

  • Se observa un incremento de maltrato entre adolescentes –aquellos que han crecido con esta ley y las políticas propagandísticas que presentan a la mujer como un ser indefenso y necesitado de tutela-. 

  • Según datos de la Fiscalía General del Estado, todos los delitos violentos han disminuido a excepción de la mal llamada violencia de género.  

  • España tiene la mayor tasa de presos de toda Europa occidental. La estancia media de los reclusos está también entre las más altas del continente, y se ha duplicado desde 1996. Todo ello a pesar de que los índices de criminalidad de este país están entre los más bajos de Europa. No es descabellado decir que vivimos en un estado represivo. Más del 7% de la población reclusa son hombres acusados únicamente por delitos tipificados por la LIVG.  

  • Se sigue estudiando el endurecimiento de las penas por LIVG, así como la inclusión de los hijos en las estadísticas de violencia de género de forma automática –cosa que ya hacen diversos medios de prensa y televisión-.  

  • Jueces como Francisco Serrano o María Sanahuja se han mostrado públicamente en contra de la LIVG. Serrano fue inhabilitado diez años como consecuencia de ello y, actualmente, ejerce como abogado y activista. 



Gran Wyoming, he expuesto estos datos porque se te olvidó incluirlos en tu coloquio. Ya sabes, para la próxima. 






4 comentarios:

  1. Los motivos REALES de la LIVG no se conocen porque en España nadie habla ingles. En EEUU desde 1973 se promulgaron leyes de arresto obligatorio en violencia DOMESTICA que provocaron el aumento de un 40% de arrestos femeninos en un fenomeno descrito como women atrest paradox. Las feministas han buscado medios para eludir el incremento de detenciones femeninas y en hespaña lo han conseguido a traves de la asimetria penal.

    En España el maltrato de obra era falta y no conllevaba detencion hasta 2004. El atresto en España se regula a traves de la calificacion juridica. Si es delito hay detencion y si no es delito la detencion no procede. En consecuencia las feministas pactaron con el PSOE que se introdujera una asimeyria oenal para convertir en deluto la conducta del varon, pero no asi la de la mujer, para evitar el incremento de arrestos femeninos.

    Por yanto, la LIVG no esta diseñada para evitar homicidios femeninis y,de ahi que no haya evitado ni una sola muerte de mujer en 11 años de vigencia.

    ResponderEliminar
  2. "socialista de lucha social por el día, y yate y caviar por la noche"
    XDXDXD

    ResponderEliminar
  3. Wyoming es un populista.

    ResponderEliminar