domingo, 6 de diciembre de 2015

Una herramienta más del sistema




David Rockefeller




Hace unos días, lancé al aire una pregunta que parecía encerrar en sí misma una contradicción; si el feminismo tiene tan pocos seguidores (según Prado Esteban apenas el 1,7% de los españoles se consideran feministas), ¿por qué recibe financiación millonaria, está tan protegido por las instituciones y ejercen tanta influencia en los medios de comunicación? 

El productor de cine Aaron Russo mantuvo una gran amistad con Nick Rockefeller, quien presidiera la Fundación Rockefeller, una de las organizaciones filantrópicas más prestigiosas del mundo, y que presidió seis generaciones de la poderosa familia estadounidense Rockefeller. Russo afirmó que, en una ocasión, Nick se sinceró con él con respecto al papel que la fundación jugó en el desarrollo del feminismo moderno, y el por qué dicha organización filantrópica financió el movimiento. 

Según declaró Russo en una entrevista, Nick Rockefeller le aseguró que la Fundación Rockefeller financió el feminismo por dos motivos; por un lado, la liberación femenina suponía incluir en el mercado laboral a la otra mitad de la población, duplicando con ello los ingresos fiscales y, de otro lado, adelantar la edad en la que los niños son ingresados en el sistema educativo (que en palabras de Sánchez Dragó, son campos de concentración escolares para lobotomizar, ovejizar y convertir a los niños en adultos sumisos que pasan con la cabeza gacha por la ranura de las urnas y la taquilla del fisco).






 






Para quienes sostienen que se trata de una teoría conspiranóica, no es la primera vez que la Fundación Rockefeller financia “polémicos” movimientos. También subvencionó políticas eugenésicas en los Estados Unidos, que perseguían la “mejora” de las características genéticas de la población usando métodos poco éticos de cría y esterilización selectiva. Se calcula que, entre 1909 y 1979, el movimiento eugenésico fue responsable de hasta sesenta mil esterilizaciones forzosas. 

El neofeminismo (ya es completamente imposible hablar de feminismo, entendido como el movimiento de principios del siglo XX que luchó por el sufragio femenino) es un movimiento creado por el estado como estrategia de ingeniería social con varios propósitos, a saber: 



 -La división de hombres y mujeres. El clásico divide et impera, para controlar con mayor facilidad a la población, por parte de las élites políticas. 




-Atacar directamente los lazos afectivos entre ambos sexos para reducir a las personas a animales laborales perfectos, con el único propósito de trabajar y consumir. 



 -Atacar directamente el núcleo familiar, con el propósito de minimizar su influencia sobre los hijos, que pasan a estar tutelados por el estado desde sus primerísimos años (en la actualidad, los niños entran en el sistema a la edad de tres años).





El feminismo no es otra cosa que una herramienta más del sistema.















No hay comentarios:

Publicar un comentario