lunes, 25 de enero de 2016

Carta a Jordi Évole… otra vez.






Perdona si te tuteo, Jordi, pero como es la segunda carta que te escribo, ya veo afianzada nuestra relación epistolar… aunque dicha relación sea unilateral. Si la primera vez apelaba a tu ética profesional y a tu responsabilidad mediática –aún me río cuando lo recuerdo- en esta pretendía, simplemente, desahogarme aporreando las teclas del ordenador. En tu próximo capítulo de Salvados hablarás sobre la violencia de género, por supuesto desde la inflexible ortodoxia que impone el régimen fascista de la corrección política –eso te convierte, por tanto, en un neofascista, o alguien que trabaja a sueldo para ellos-. El machismo mata, se titulará. 

Ya sé cómo clasificarte Jordi -no cómo periodista, por cierto-. Más bien eres una estrella del rock. Alguien famoso y, presumo, con unos ingresos cuantiosos, muy por encima de lo habitual en tus colegas de profesión. Alguien con pose meditada, hecho a medida de la demanda televisiva, un friki con pretensiones –si me apuras-. Un héroe de las causas nobles –las que impone el ya mencionado y omnipresente régimen fascista de la corrección política- que, como el resto, está muy alejado de lo que necesita la gente. Porque no es casualidad que, según un informe de Oxford publicado por el instituto Reuters, sólo el 34% de la población española confíe en los medios de comunicación –sector del cuál eres parte integrante-, recibiendo la peor calificación en toda Europa. Si tuvieras un mínimo de ética profesional deberías valorar por qué casi nadie cree en vosotros, y cuál es tu responsabilidad particular en ello. En esto podías aprender de Harald Eia, documentalista noruego –transgresor de los de verdad- que refutó la ideología de género en su país. 

Eres, además, un cobarde. Tocas temas que vendes, muy inteligentemente, como transgresores o polémicos; meterte con los políticos o con las eléctricas. Pero, ¿quién no se mete hoy día con los políticos? No eres un salmón que nada contra la corriente, sino más bien un pez payaso que nada con la marea a favor. Un cobarde con un status económico que mantener y que sólo se mete en una pelea que sabe ganada, exactamente como hace cualquier abusón, como hace cualquiera de los repugnantes maltratadores de los que hablarás en tu documental. 

Déjame adivinar, antes del estreno del mismo, en qué consistirá. Datos sesgados, dogmas que por repetirse hasta la saciedad se han aceptado como axiomas matemáticos y, por supuesto, mujeres maltratadas relatando su terrible experiencia –hay que apelar a las emociones, que son gestionadas por el sistema límbico, estructura cerebrales muy primitivas desde el punto de vista evolutivo, en lugar de apelar al raciocinio, que se gesta en el córtex cerebral, la zona más evolucionada de nuestro cerebro-. Porque sí, amigo Jordi, como bien decía el doctor Gaona, tenemos que creer, no pensar, ¿verdad? 

Yo decidí hace tiempo que pensar era mejor para mí y para todos. Para vosotros, los ortodoxos de la corrección política, soy un hereje. Uno de esos profetas del desierto que predican al aire, para quien quiera oírlo, sin más pretensiones que calar en el córtex cerebral de alguno de esos salmones que gustan de nadar a contracorriente –y no en el sistema límbico de algún idiota-. Un apóstata de vuestra dictadura neofascista, y a mucha honra. 



Cordiales saludos, Jordi.






La verdadera historia de la Ley de Violencia de Género que no te han contado. En sólo dos minutos; AQUÍ



10 comentarios:

  1. Comisionistas del dolor, mercaderes de la muerte...

    ResponderEliminar
  2. Hembrifemimarxistas y su negocio de muerte,las denuncias falsas son su alimento,denuncien, denuncien,que por cada denuncia nos llegan 3200 eurillos desde europa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La industria de género que estableció ZP.

      Eliminar
  3. Las féminazis y su negocio de muerte de las denuncias falsas, denuncien,denuncien, que por cada denuncia nos llegan 3200 eurillos desde europa

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno trivípata, pero ya sabes, aquí está todo el pescado vendido, lo que no sé es a qué viene esto ahora, la gran masa ya está convencida, "el machismo mata" todo el mundo sabe que el típico machote con su copa de coñac pelo en pecho y puro en boca solo piensa en una cosa, como matar a esa persona que ve todos los días en su casa, y como causarle el mayor terror posible, es raro, pero el racismo ha matado a más gente a lo largo de la historia y nunca vi programas que se llamen el racismo mata, o la nueva ola, terrorismo racista... en fin, A lo que iba, la masa ya está convencida, entonces por qué el negocio feministoide necesita de más aborregamiento, ¿tienen miedo de algo? alguna encuesta o estadística las ha puesto nerviosas, o ven que en cada nueva y ridícula medida adoptada para paliar esta masacre la gran masa no las aplaude como antaño, y es más, muchos dan o damos opiniones con argumentos contrarios a los políticamente correctos, igual los cimientos del negocio se tambalean y han llamado al obrero Évole para que los repare, o les ponga un parche, espero que no sea demasiado tarde y ese publireportaje misándrico no se pase de frenada y cause el efecto contrario, que la gente vea que es una tomadura de pelo, como ya está pasando en cada nueva tontería que se inventan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu mismo lo has dicho. La publicidad ha de ser constante, y más aún cuando se trata de algo en lo que la gente, en el fondo, no cree. Si es con todo ese aparato publicitario y esa machacona propaganda y aún así hay tantos que huelen a gato encerrado, si se relajaran, el castillo se les desmoronaría enseguida.

      Eliminar
    2. Gracias por cimentar aun mas la gran carta d Tivi.Yo no se usar las palabras como vosotros, pero vuestro pensamiento es el mio.

      Eliminar
    3. Gracias por cimentar aun mas la gran carta d Tivi.Yo no se usar las palabras como vosotros, pero vuestro pensamiento es el mio.

      Eliminar
  5. Esperandolo estoy, a ver que suelta...

    ResponderEliminar