jueves, 11 de febrero de 2016

7 mentiras del neofeminismo al descubierto







1. El feminismo es un movimiento igualitario

El feminismo no es un movimiento igualitario. La mayoría de los lectores de este blog ya sabían –o sospechaban- que el feminismo actual no es un movimiento igualitario, pero la realidad es que nunca lo ha sido. Ni siquiera el llamado feminismo de Primero Ola lo era. El feminismo fue siempre –y eso incluye a las tres olas- un movimiento pro-mujer. Eso no quiere decir, por supuesto, que el feminismo sufragista (el llamado feminismo de Primera Ola) no fuera un gran movimiento social, con vindicaciones legítimas y que consiguió grandes y necesarios progresos sociales, pero no fue un movimiento igualitario en el sentido de que se centró en los problemas específicos –y eran muchos- de las mujeres, pero nunca señaló problemas específicamente masculinos como los reclutamientos forzosos en las guerras –problema especialmente grave en una época en la que se sucedieron dos guerras mundiales que acabaron con más de setenta millones de muertos-, o la existencia de legislaciones que agravaban la pena de los delitos cometidos por hombres –como la ley de desprecio de sexo en tiempos del franquismo o sus predecesoras en los tiempos de la República-. Así pues, y sin deslegitimar la lucha del feminismo original, nunca fue estrictamente un movimiento igualitario sino un movimiento que defendía exclusivamente los derechos e intereses de las mujeres. 



2. El feminismo actual es heredero del feminismo sufragista

Falso. El feminismo fue un movimiento que tomó forma a partir de la Convención de Seneca Falls en 1848, y desaparece en la década de los 30 del siglo XX cuando conquistan su vindicación principal –el derecho a voto-. Durante años no hubo activismo feminista, hasta el surgimiento en la década de los 50 de la denominada Segunda Ola del feminismo. Al auto-nominarse como Segunda Ola del feminismo bautizaba al feminismo original de forma póstuma como Primera Ola. Sin embargo, era un movimiento completamente distinto, financiado por organizaciones eugenésicas como la Fundación Rockefeller y convertido en institución estatal. Algunas de sus líderes fueron personas como Andrea Dworkin o Jilly Cooper, que nunca ocultaron su odio hacia el hombre. 



3. El feminismo actual es un movimiento social 

Según Prado Esteban, sólo el 1,7% de la población española se define como feminista. No es, por tanto, un movimiento que tenga un gran apoyo social, precisamente. La única razón por la que existe es porque es subvencionado por el Estado, y protegido por el aparato burocrático vinculado a él. No es un movimiento social sino puramente estatal y, por ende, no sirve a la sociedad sino exclusivamente al Estado. ¿O acaso hay alguien que peine canas o se atuse barbas que pueda creer, ingenuamente, que el Estado iba a subvencionar a un movimiento que no trabaja para él? 



4. El feminismo es necesario

 El feminismo no es necesario, teniendo en cuenta que no soluciona ninguno de los problemas a los que, presuntamente, se enfrenta y que, de hecho, los agrava. La ideología de género educa en el machismo, en lugar de en la igualdad, entre otras cosas por su oposición radical a la custodia compartida, que serviría para derribar roles de género y educar en la igualdad en las responsabilidades como progenitor. En cambio, sostienen una defensa a ultranza de la custodia monoparental materna, que ayuda a perpetuar el rol primitivo de la mujer como criadora de la progenie y, a su vez, dificulta que pueda luchar en igualdad de condiciones en el mundo laboral. Además, fomenta la imagen de la mujer como víctima, crea la idea de que vive en una sociedad hostil que la oprime y señala al hombre como único responsable de todo cuanto es negativo en la sociedad. Es un movimiento que educa en el odio, en la cosmovisión de que hombre y mujer son antagónicos, una dualidad de opresores y oprimidas. El hombre pasa a ser, entonces, el enemigo, fomentando la segregación. Eso refuerza la hostilidad creciente hacia el neofeminismo, que ellos utilizan hábilmente para denunciarlo como una persecución que sufren por el “patriarcado” y justificar así su existencia. No es casualidad que se haya percibido un aumento de actitudes machistas en las generaciones más jóvenes. Aquellas que, paradójicamente, han sido educadas en la Ideología de Género.



5. El feminismo no es autoritario 

El feminismo actual es inquisidor. Cualquiera que lo cuestione, incluso usando razonamientos lógicos, es considerado machista, difamado y señalado. De hecho, el machismo se ha convertido en el nuevo pecado original. Usando dogmas cuasi-religiosos –como que vivimos en una sociedad machista- sacan la conclusión que todos somos machistas, incluso si nunca hemos tenido actitudes que puedan ser percibidas objetivamente como machistas. El feminismo se presenta entonces como el único movimiento que puede “liberarnos” de ese nuevo “pecado original”. Si no lo aceptamos, somos machistas y persistimos en nuestra actitud machista. El feminismo es un movimiento autoritario y ultra-ortodoxo.


6. No existe el feminismo radical

De hecho, en la actualidad no existe el feminismo moderado. El feminismo “moderado” es el responsable de la campaña de desprestigio, difamación y censura sufrida por Erin Pizzey por admitir a hombres maltratados en sus refugios. El feminismo “moderado” aprobó una ley que vulneraba el derecho a la presunción de inocencia del hombre, recogido en la Declaración Universal de Derechos Humanos. El feminismo “moderado” escamotea estadísticas de suicidios, denuncias falsas, asesinatos que tienen como víctima al hombre y victimario a la mujer. El feminismo “moderado” es el que censura toda noticia que contradice a la Ideología de Género y, por supuesto, el feminismo “moderado” es el que niega la existencia del feminismo “radical”. 



7. El feminismo busca la liberación y empoderamiento de la mujer

El neofeminismo busca, de hecho, la obediencia de la mujer. El interés en inculcar la falsa idea de que la mujer vive en un territorio hostil hacia ella sólo persigue su dependencia del Estado y sus instituciones y tentáculos (el neofeminismo incluido). Es la misma estrategia que han seguido todos los movimientos discriminatorios y autoritaristas a lo largo de la historia. ¿Estaremos condenados a repetirla una y otra vez? 





Lo que no te han contado sobre la Ley Integral contra la Violencia de género. En sólo dos minutos: AQUÍ


16 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo fotos de feministas en la guerra civil llevando un cartel que ponía: "los hombres al frente; las mujeres a las fábricas". Con dos cojones. Ahí ya se pitorreaban de nosotros. Ahora se descojonan abiertamente.

    Lo de rossy la remachadora es de traca. "we can do it", ¿El qué?? ¿Escaquearte mientras los varones mueren??

    Nunca buscaron igualdad, ni quieren trabajos pesados y peligrosos. Cuando pagaban un plato de lentejas por trabajar, ellas no trabajaban. Ahora sí lo hacen. Pero siguen sin reivindicar puestos en trabajos peligrosos y demás. Y siguen usando a los hombres como tarjetas de crédito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente hablé hace poco de ese cartel que citas, y de otro aún más execrable si cabe. Tienes toda la razón.
      http://eltivipata.blogspot.com.es/2016/01/las-guerreras-de-occidente-y-de-oriente.html

      Eliminar
  3. No fue Prado Esteban la que dijo que sólo el 1.7 % de la población es feminista. Lo dice el INE.

    ResponderEliminar
  4. No fue Prado Esteban la que dijo que sólo el 1.7 % de la población es feminista. Lo dice el INE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo leí en una entrevista a Prado Esteban dónde no se citaba la fuente de ese dato, así pues gracias por aportarlo. Saludos.

      Eliminar
    2. Buenas Hominis Provecta, me gustaría que me dijeras dónde puedo obtener ese dato del 1,7%, tú dices que está en el INE, si me pudieras enlazar el hipervinculo a la dirección exacta, te lo agradecería mucho.

      Un saludo.

      Eliminar
  5. like por el retraso inesperado. Las feministas de la primera ola no luchaban por lo derechos de los hombres.NO TE JODE. Las que no podían votar ni actuar con libertad eran ellas, las que tenían que soportar que sus maridos hicieran lo que les viniera en gana mientras ellas eran amas de casa porque no tenían acceso a las universidades eran ellas, las que tenían como mejor y única opción incluso casarse y parir niños eran ellas. Los hombres ya ocupaban el resto de las instituciones, TODAS, política, jurídica y administrativa, ellas solo tenían 'voz' en el hogar o en las reuniones de 'tè' o también podías meterte a prostituta, vamos. Pero, en fin, si empiezas por ahí, es evidente que tienes un pequeño déficit mental y cultural

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro ejemplo más que ilustra mi artículo, en especial cuando hago referencia a ese feminismo inquisitorial y ultra-ortodoxo que insulta como respuesta lógica a un debate o discusión. Aún así te responderé a tu poco ilustrado comentario y a tus argumentos -agradéceme que los nomine como tales, pues es un gran detalle por mi parte-. En cualquier caso, un movimiento que sólo defiende los derechos e intereses de una parte -por legítimos que estos sean- lo convierte en un movimiento pro-mujer, y no igualitarista. De hecho, el feminismo -en especial el actual- es terriblemente hostil al igualitarismo. Para que los insultos no se conviertan en costumbre, antes de que me expongas tu opinión -que no me interesa lo más mínimo- abstente de insultar o de escribir el comentario en sí.

      Eliminar
  6. Si los hombres querían cambiar algo, disponían de todas las 'armas' sociales a su alcance, es que tenían el monopolio completo. Las mujeres no tenían NADA salvo unirse y protestar (y aún así la mayoría eran blancas y de clase alta)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando hablas de hombres parece que sea un bloque homogéneo y no un grupo muy heterogéneo de personas, como en realidad es. Dudo mucho que en aquellos años la voz de un minero de carbón, un cauchero. pescador o cualquier otro hombre de baja estracción social dispusiera de esas "armas" sociales de las que hablas.

      Eliminar
    2. Cuando hablas de mujeres parece que sea un bloque homogéneo y no un grupo muy heterogéneo de personas, como en realidad es. Dudo mucho que en aquellos años la voz de una prostituta o criada, tuviera siquiera la décima parte de potencia que la de una sufragista (mayor posición social que una mujer podía conseguir, pues solían ser mujeres de hombres influyentes).

      Por si no lo entiendes, NINGUNA MUJER, sin excepción tenía acceso a puestos de poder para modificar nada, mientras que TODOS los puestos de poder que podían modificar cualquier tipo de orden social estaban ocupados exclusivamente por HOMBRES. Movimientos obreros ha habido desde siempre. Por qué no te preguntas la exclusión de las mujeres de todos los campos científicos o históricos o cualquier campo en general? No te escama más que las mujeres no tuvieran permitido el acceso a un ámbito que no fuese el hogar y los niños? Por qué los hombres no protestaban por eso en lugar de preocuparse por sus asuntos únicamente y tuvimos que esperar al siglo XX para esta revolución?

      Eliminar
    3. Mezclas que los hombres ocupen los puestos de poder con que los hombres se preocupen sólo de sus asuntos. Noto un poco de proyección: es el feminismo el que hace eso.

      Fueron hombres los que aprobaron leyes agravando los delitos cometidos contra una mujer (por poner un único ejemplo). Creas animadversión entre dos bandos que no lo eran, porque crees que los hombres en el poder beneficiarán a los hombres en detrimento de las mujeres; que tenemos "solidaridad de género".

      La historia, la psicología y mirar un poco lo que pasa a tu alrededor deberían bastar para demostrarte que no es así, que los hombres en general están encantados de pisotear a los hombres que haga falta para ayudar a una mujer.

      Eliminar
  7. Anónimo viernes, febrero 12, 2016

    Un poco de historia te vendría bien (y no de esa historia desde la perspectiva de género). Historia de verdad. Una de las mayores "enemigas" de Clara Campoamor por conseguir el sufragio femenino fue otra mujer, Victoria Kent (que, paradójicamente, da nombre a algunas asociaciones feministas actuales -creo que tres-) y que también contó con la oposición de otra mujer, Margarita Nelken. Dices que las mujeres no tenían acceso al poder, y las tres que he citado estaban en el congreso (creo que esos son puestos de poder) ya que, aunque en esa época no podían elegir sí podían resultar electas. Sal de vez en cuando de tu zona de comfort y lee un poco de la historia que tus amiguitos de la secta te escamotean.


    Anónimolunes, febrero 15, 2016

    Has dado en el clavo. Eso de la "solidaridad de género" NO existe. De hecho, la LIVG fue aprobada por un órgano mayoritariamente masculino (si no me equivoco, más de 60% eran hombres), y que su artífice era un hombre (J. L. Aguilar) y que el líder del partido era otro (J. L. R. Zapatero). Que el más ultra-ortodoxo es también un hombre (Miguel Lorente). No, la "solidaridad de género", como bien dices, es un mito. Que el presidente del BBVA sea un hombre no significa que me vayan a dar mayores ventajas a mí que a una mujer, y que gobierne un hombre no significa que yo vaya a estar mejor representado (dudo mucho que la mayoría de las feministas inglesas se sintieran representadas por Margaret Thatcher.

    ResponderEliminar
  8. El feminismo ciertamente se enfoca en lograr beneficios sólo para la mujer. Pero, ¿qué tiene eso de malo? No deberían las mujeres buscar beneficios para sí mismas. ¿No han buscado - y obtenido - los hombres beneficios para sí mismos?

    Lo malo del anti-feminismo es que sólo empeora el "problema". Navega un poco en Internet y te encuentras joyas anti-feministas como: "si una mujer te golpea, entonces tienes derecho a golpearla también; ¿querían igualdad las feministas, no?".

    Incluso es todo un espectáculo: https://www.youtube.com/watch?v=8mLRs7tzQhs

    Lo anterior, a pesar de que ninguna parte del feminismo, hasta donde he leído, indica que una mujer deba golpear o a un hombre. ¿No se supone que nadie debe golpear a nadie? ¿En que momento se volvió una cuestión de género? ¿En qué momento el feminismo es culpable de que hombres y mujeres se peleen a golpes? ¿Estás cien por ciento seguro de que las feministas se regocijan de placer cuando ven a una mujer golpear injustamente a un hombre?

    Otra joya es la que tú mencionas: "los hombres son los más asesinados". De alguna manera, los anti-feministas creen que el feminismo también es culpable del asunto. Pero hay dos cuestiones: la primera, la mayoría de los asesinatos de hombres son provocados por hombres. ¿Por qué buscar en el feminismo la causa de que los hombres se maten unos a otros? ¿No mataban hombres a otros hombres antes del feminismo? ¿No mataban también mujeres, y niños? ¿No siguen haciéndolo?

    Matan menos mujeres desde que apareció el feminismo, ¿qué tiene de malo eso? Bien, gran logro del feminismo, ¿por qué no imitarlo los hombres?

    Las mujeres - feministas varias - marchan, protestas y se organizan constantemente para presionar a que los gobiernos tomen medidas ante los asesinatos contra las mujeres. Para mi tiene sentido. Pero, aparentemente para los anti-feministas, "es una hipocresía, porque los principales víctimas son hombres".

    Bueno, entonces mi pregunta: ¿Por qué los hombres no marchan para que se tomen medidas ante los asesinatos contra hombres? Tendría sentido para mi también. Pero, aparentemente, abogar por los hombres también es una responsabilidad de las feministas si no quieren quedar como unas "hipócritas".

    El punto es, ¿por qué a los hombres de pronto les preocupa tanto las desigualdades de género? Siempre los hombres han sido las principales víctimas de homicidio - aunque a causa de otros hombres, sin duda - ¿Por qué esta situación no les preocupaba antes del feminismo? ¿Por qué se lo reprochan ahora al feminismo?

    Tú escribes, aunque sin pruebas claro: "El feminismo 'moderado' escamotea estadísticas de suicidios, denuncias falsas, asesinatos que tienen como víctima al hombre y victimario a la mujer". ¿No se salvarían más vidas de hombres si en lugar de mirar a lo que hace o deja de hacer el feminismo, se buscaran medidas para que los hombres dejen de matar a otros hombres?

    Es decir, el feminismo busca medidas para disminuir la violencia contra la mujer. Tiene sentido, por que "fémina"="mujer, hembra"; ¿qué esperabas si la propia palabra lo dice? ¿Entonces hay que perder la cabeza porque el varonismo se enfoque en los "varones"="hombres"? ¿Hay que llamar hipócrita al demócrata que defiende la democracia? Tal vez los cristianos deberían dejar a un lado la causa de su mesías y extender la palabra de Mahoma, sólo para .

    ¿No existe el término igualitarismo ya? ¿Por qué exigir que el feminismo se comporte como igualitarismo?

    Pero entonces el varonismo, que podría buscar y exigir medidas para que los hombres dejen de ser asesinados y obligados por sus gobiernos a ir a la guerra - cosa que convendría a los hombres, incluyéndome -, ignora todo esto y asume que los avances del feminismo son - de alguna manera - causantes de tal situación.

    El feminismo radical llega por momentos a ser castrante, lo admito, pero hay que ser un borrego reaccionario para tragarse los argumentos revanchistas del anti-feminismo.

    Atentamente: Agustín Negrete.

    ResponderEliminar