jueves, 24 de marzo de 2016

Not All Men, Not All Muslim






Izquierda, progresía y neofeminismo son tres movimientos que nacieron en diferentes contextos pero que, de una manera u otra, se fueron aglutinando hasta formar un único grupo social, siguiendo la tendencia de simplificación y síntesis que suele acompañar a los grupos escasamente ilustrados. En la actualidad, es tarea hercúlea encontrar a un individuo que, siendo de izquierdas, no sea progre y feminista. O, siendo progre, no sea de izquierdas y feminista. O, siendo feminista, no sea de izquierdas y progre. Es por tanto, un único grupo social homogéneo. 

Sin embargo, al tener orígenes distintos, es frecuente que surjan contradicciones y situaciones que se presenten como dilemas para el individuo izquierdista, progre y feminista, en cuyo caso, por regla general, se impone el pensamiento nodriza, que es el izquierdista. Por ejemplo, si un chico es condenado por agresión sexual e insultos homofóbicos –lo que supone merecer la condena del neofeminismo y los movimientos LGTB- pero, al mismo tiempo, es detenido por la policía en una manifestación de izquierdas, el individuo generalmente resolverá el dilema imponiendo el interés izquierdista (véase el caso Alfon). Otro ejemplo claro fue los acontecimientos de Colonia la pasada nochevieja. Un grupo de hombres atacaron sexualmente a mujeres durante las fiestas –lo que debería provocar una enérgica respuesta del neofeminismo- pero eran en su mayoría de origen árabe y seguían una nefasta tradición surgida durante la Primavera Árabe llamada Taharrush, por lo que el dilema se resuelve de nuevo de acuerdo a los intereses de la izquierda, primus inter pares de todos los movimientos. 

El progre surgió en el tardofranquismo, y llegada la democracia inundaron de chaquetas de pana el Congreso y las demás instituciones, creando en torno a ellos y a los que no nos definimos como tal, una serie de mitos que –es de justicia reconocer- han funcionado muy bien. Pero, ¿cómo es el progre? 

Su característica principal es que se han auto-investido de una autoridad moral que les hacen superior al resto, y les permiten criticar libremente cualquier aspecto de los que le rodean y ser, al mismo tiempo, inmunes a toda crítica, aun cuando sea merecida y suficientemente razonada. Esta característica es compartida con el izquierdista –de ahí que ambos se hayan fusionado hasta formar un único género-. 

El progre es contrario a la violencia, salvo que esta violencia sea en legítima defensa. Es por ello que han desarrollado una baja tolerancia al pensamiento disidente de la corriente progresista que, unido a la ya mencionada incapacidad de recibir críticas, les lleva a sentirse continuamente agredidos, aun cuando se les oponga con sumo respeto, de manera que se ven legitimados a usar la violencia al entender que es en defensa propia. De esa manera son contrarios a toda manifestación violenta, aunque la ejercen continuamente. También esta característica tiene su vertiente izquierdista, pues el buen rojo se opone a todas las guerras excepto a las que ellos mismos provocan, en cuyo caso no lo llaman guerra sino que emplean el eufemismo “revolución”, término menos agresivo que “guerra” pero que, en la práctica, significa lo mismo; coger un kalashnikov y matar al que opina diferente a ti. 

El progre, el izquierdista y el neofeminista –que es el mismo, en realidad- es el dictador de lo políticamente correcto, el movimiento autoritarista del siglo XXI. Algunos dirán, ¿dictadura? Un tanto exagerado, Tivi. Cuando decir algo que es cierto se censura porque creen que puede ser perjudicial para un determinado colectivo, se está fusilando la verdad. Por ejemplo, es una verdad contrastable pero no emitida por los medios, que en torno al 40% de los asesinos de sus mujeres en este país no eran españoles, pese a que representan alrededor del 10% de la población

El progre/izquierdista/neofeminista autoriza la criminalización de todos aquellos colectivos o grupos humanos que, según los mitos que ellos mismos han creado, oprimieron a otros. Así, el ataque a esos “grupos opresores” está autorizado, y la mínima ofensa a esos otros colectivos o grupos humanos considerados, en contraposición, oprimidos es la peor de las blasfemias. Y ahora que ellos son el sistema, los que somos anti-progres, los anti-correctos y los anti-neofeministas somos los nuevos disidentes, los nuevos antisistema.







4 comentarios:

  1. Yo también soy antisistema! ¿Ya me he liado, ahora que hacemos una guerra, una revolución o seguimos corriendo delante de sus machetes apadrinados por el terrorismo de Estado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivimos en el mundo al revés. Los "revolucionarios" son los más reaccionarios. Los antisistema son los que más incorporados están a él. Las feministas se han erigido como el nuevo patriarcado y las políticas nuevas tienen tufo a los años 30.

      Eliminar
  2. Ahí no se, yo no mezclaría tanto esas 3 cosas en una sola. La mayoría de gente a la que sigo que están en contra del neofeminismo y el progresismo son de izquierdas. Algunos de los youtubers más importantes contra el movimiento feminista/progre son de izquierdas: Sargon of akkad, Vernaculis, David Rubin, Amazing atheist, Karen straughan, Christina hoff sommers, Cathy young, Chris Ray gun, Gad Saad, Lauren southern, Skeptorr,etc, todos de izquierdas (aunque también me gustan algunos de derechas como Milo yiannopoulos, Steven colbert o Ben shapiro). Yo mismo aunque no me catalogo estrictamente en ninguno de esos dos lados tengo ideas mucho más de izquierdas, pero no soporto el feminismo de tercera ola y la justicia social.

    Ahora mismo creo que la gente se esta agrupando más en torno a autoritario vs liberal que en izquierda/derecha, por lo menos en el panorama internacional. Por eso está empezando a coger fuerza el termino "izquierda regresiva", usado para diferenciar entre la gente de izquierdas con un concepto más clasico de la izquierda, frente a esta nueva locura de izquierda que nos quiere hacer retroceder a un nuevo apertheid, a discriminación de genero, etc.

    Hay un par de videos que explican eso muy bien, uno lo hizo Amazing atheist explicando cual cree que es la diferencia real ahora mismo en la que se está dividiendo la gente que me parece bastante acertado: https://www.youtube.com/watch?v=eFjndBbLDZc

    Otro es de Chris Ray gun explicando el termino "izquierda regresiva" y que lo diferenciaría de la izquierda clasica: https://www.youtube.com/watch?v=MMiTx-AT02E

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me cabe duda de que existen gente honesta y decente en la izquierda, pero me temo que la izquierda en este país está en crisis, mal que nos pese no podamos ver a una izquierda que no sea el partido feminista (PSOE, dicho por el propio Secretario General del partido) o el populismo iberoamericano de Podemos. Que el PP haya ganado las elecciones, habiendo hecho una de las peores legislaturas de la historia de nuestra democracia (casos de corrupción, Lomce, Ley de Montes, Ley Mordaza, matar al perrito del ébola, etc), es sintomático de que la izquierda no convence. Si PSOE, Podemos & cía tuviesen un poco de autocrítica, cosa no muy común en ellos, aceptarían que están haciendo las cosas mal.

      Todos los ejemplos de youtubers que me has puesto son extranjeros (a juzgar por sus nombres y apellidos) y ciertamente no domino la izquierda de sus países.

      Muchas gracias por los aportes finales, los veré en seguida. Saludos.

      Eliminar