jueves, 3 de marzo de 2016

¿Pedofilia subvencionada?



Foto de Ana Belén Jarrín Morán. Extraída de artículo eliminado de Píkara Magazine






Un artículo en la célebre revista neofeminista Píkara Magazine generó gran controversia al tratar la maternidad y la crianza desde un punto de vista erótico y sexual. Dicho artículo fue retirado por la propia publicación, pero lo que se sube una vez a Internet nadie puede borrarlo, y aquí les traigo un documento cuanto menos inquietante. ¿Podemos estar hablando de pedofilia femenina? Juzguen ustedes. Antes de desglosar el artículo mencionado, es importante decir que la revista Píkara Magazine cuenta con el mecenazgo del Instituto de la Mujer, a través de la asociación feminista Emakunde. Es decir, las millonarias subvenciones públicas que salen del Ministerio de Igualdad y que el Instituto de la Mujer se encarga de repartir, llega hasta Píkara magazine, que publica artículos como el que veremos a continuación. 

El artículo al que hago referencia pertenece a María Llopis, que se define a sí misma como artista multimedia y que lleva (o llevaba en el tiempo en que fue publicado el mencionado artículo) un proyecto sobre maternidades subversivas. El artículo es la transcripción de un diálogo sostenido con una tal Helen Torres, y que veréis íntegro al final de este artículo. A continuación destacaré las afirmaciones que se vierten en este diálogo. 


[…] estoy haciendo entrevistas sobre parto y orgasmo y me están saliendo muchas lactancias orgásmicas. Yo ahora mismo estoy en período de lactancia y lo estoy disfrutando muchísimo.  

Y es ese modelo relacional de pareja estable monógama el que necesita negar la sexualidad durante la maternidad, pero no sólo en ese momento, sino que luego está la negación de la sexualidad durante la infancia. Fíjate que, cuando te preguntan cuándo has tenido tu primera experiencia sexual, te están preguntando por el coito, por un polvo con alguien, ya que antes de eso se supone que la sexualidad no existe. Pero, ¡si hasta los bebés se hacen pajas! Y luego está ese explorar de los cuerpos entre la madre y la criatura… tocarse, mimarse, descubrirse…  

Pero es que los modelos estándar de crianza, al menos en la España del Mediterráneo, parten de la negación de la posibilidad de ese enamoramiento.  

Tengo una colega que es terapeuta, hace medicina china, y tiene un crío, y me contaba sobre estas interacciones sexuales con su hijo en que deja que él le explore su cuerpo, le toque el coño, en fin… 

También es importante no perder nunca de vista el contexto. Es decir, cuando la situación se complica porque tanto la madre como la criatura viven en una sociedad en la que ese acompañamiento en el descubrir de la sexualidad es considerado una aberración. Entonces tienes que parar, o tener cuidado, porque esa persona a la que acompañas es muy pequeña como para ir por el mundo diciendo que se quiere follar a su madre y que el mundo no piense que eso es una perversión imperdonable. 


Aquí está íntegro el artículo, titulado Mi mejor amante…





La realidad oculta de la izquierda en España. En sólo dos minutos; AQUÍ




4 comentarios:

  1. Los comentarios son de traca. María Llopis responde a cualquier disensión con "Tu comentario es muy ofensivo y está fuera de lugar". Un poco de inteligencia emocional no le vendría mal. Repite conmigo, María: "Los comentarios no son ofensivos en sí, quien se ofende eres tú".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho más ofensivo es lo que afirma ella, desde luego.

      Eliminar
  2. "Parece que es imposible hablar de sexualidad infantil sin hablar de abuso" Ostiaaa, lo que ha dicho, una cosa es, "sexualidad infantil" o sea, dos menores teniendo sexo, o lo que sea, otra cosa es, un adulto y un menor, que ya de por sí es aberrante, y ya lo más aberrante es una madre con su hijo, y encima hablar de que otras mujeres...venga, la policía no dijo nada, están confesando un delito...una cosa es el feminismo y otra que en nombre de este se le permita a la madre tener orgasmos a costa de su bebe...estoy por mandar el artículo a stop pedofilia y que lo investiguen...
    Cuando ese bebe sea adulto, no me quiero imaginar por lo que va a pasar..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El artículo fue retirado de Píkara Magazine, así que no me extraña que alguien lo denunciase en su día. En cualquier caso es terrible.

      Eliminar