martes, 12 de julio de 2016

A la caza del hombre




Kandyce Downer asesinó a su hija de 18 meses




CAPÍTULO 6: A LA CAZA DEL HOMBRE




“Hay que feminizar la sociedad”. Javier Urra, ex-defensor del menor. 



Como hemos visto, existe un esfuerzo –financiado con dinero público a través de instituciones gubernamentales como el ya mencionado Institut de la Dona (Baleares)- para influir en el tratamiento de las noticias relacionadas con la violencia doméstica y la violencia hacia la mujer. Buscan así ajustar la compleja realidad a la simplista y tendenciosa ideología de género, que sustenta códigos como la ley de VioGen o las subvenciones astronómicas que se destina para “costes de servicio” de instituciones feministas y medidas de igualdad nada específicas.

Según la ideología de género, la sociedad en sí es una estructura machista que busca la subyugación del género femenino al masculino, y para sostener esa teoría –convertida en una ley incuestionable e inflexible- deben ajustar la realidad a ella a través de la información de los medios. Medidas de presión como el decálogo para el tratamiento de noticias de violencia de género –como el del Institut de la Dona, visto en el capítulo anterior- prueban que las teorías que defienden no es producto de una observación de la realidad social, sino que han invertido el orden del método científico, poniendo primero la teoría, para después ajustar la realidad a ella artificialmente y, a menudo, de manera forzada. 

Ya hemos hablado de una de estas medidas, expresadas por las propias instituciones implicadas, que consiste en no informar de ninguna causa –o probable causa- de homicidio en el ámbito de la violencia hacia la mujer que no sea el machismo. Así, si el victimario presenta trastornos mentales o conductas adictivas que hayan podido influir decisivamente en la comisión del crimen, estos factores deben ser censurados cuando se informe del homicidio en los medios de comunicación. 

Al mismo tiempo, las noticias donde el victimario es mujer y la víctima es varón, presenta el tratamiento inverso. Se hace especial hincapié en el historial psiquiátrico de la homicida, y de no haberlo se especula con que padece algún trastorno mental. Así pues, cuando la estadounidense Kandyce Downer mató a su bebé de doscientos golpes se informó de inmediato que padecía un trastorno mental, pese a que no concretan cuál. Lo más llamativo del tratamiento de esta noticia es que su hermano, Richard Downer, es quien realiza el “diagnóstico”, y además ni siquiera es profesional de la psiquiatría. Paradójicamente, el padre de Kandyce Downer fue víctima de violencia doméstica, siendo asesinado por su mujer y madre de Kandyce. 

Una madre, en Girona, arrojaba por la ventana de un decimotercer piso a sus dos hijas, noticia que el diario La Vanguardia informaba como un “suicidio de su mujer y sus dos hijas”. Casi como un suicidio colectivo en lugar de un doble parricidio. Sobra decir que las “suicidas” tenían once años y diez meses respectivamente. En el detalle de la noticia, se señalaba como posible causa del crimen la “tristeza extrema” de la parricida. Es decir, la política actual (nunca mejor expresado) a la hora de informar delitos en el ámbito doméstico acepta como factor determinante en la comisión de un crimen la “tristeza” pero no el trastorno mental o la conducta adictiva –cuando es un varón quien la padece, claro-. 

Ese tratamiento tendencioso de las noticias, que presenta a hombres como asesinos siempre lúcidos, y a asesinas siempre enajenadas e irresponsable de sus actos, contribuye a asentar la idea de que la violencia es intrínsecamente masculina y ajena a la mujer, que siempre representa un papel pasivo en ella. La masculinidad se reviste de connotaciones negativas y se convierte en un “mal” que extirpar de la sociedad. Así, el ex-defensor del menor Javier Urra, decía en una conferencia que era preciso “feminizar” la sociedad, para que sea más empática. De nuevo, lo femenino como antídoto contra la perversión masculina. 

¿Es cierto que la violencia, la crueldad, la perversión son feudo exclusivo del sexo masculino? ¿Qué papel tiene la mujer en la violencia en general, y la violencia doméstica en particular? En el próximo artículo estudiaremos la violencia cuando es ejercida por una mujer.



  • Artículo de Informativos Telecinco del 29 de mayo, 2016. Caso Kandyce Downer.
  • Artículo de La Vanguardia del 10 de diciembre, 2015.
  • Artículo de Público.es del 27 de mayo, 2016.




El resto de capítulos: AQUÍ




2 comentarios:

  1. Esta serie está siendo excelente. ¿Piensas publicarlo todo junto de alguna forma?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. No hasta recabar más información.

      Eliminar