viernes, 1 de julio de 2016

Argumentos falaces I



Aristóteles, padre de la lógica



Cuando participamos en un debate, si pretendemos que éste sea serio e intelectualmente elevado, debemos huir de los argumentos falaces y saber detectarlos cuando el oponente los esgrime. Sospecho que quienes leen este artículo se habrán tropezado en alguna ocasión con uno de esos personajillos vociferantes, exaltados y no muy derrochantes de sabiduría que habitan en las ciber-junglas, y seguro que os habrán espetado algunos de los argumentos que paso a exponer a continuación, y que corresponden a falacias lógicas perfectamente descritas. 


No existe el maltrato de la mujer hacia el hombre, o se da en una proporción significativamente menor. 

Este argumento, tan comúnmente esgrimido por el neofeminismo, es una falacia conocida como Ad Ignorantium (o apelación a la ignorancia), ya que aprovecha la notable falta de estudios sobre la violencia específica sufrida por el hombre (en contraposición a la violencia ejercida sobre la mujer, que cuenta con numerosísimos y sesudos estudios en los países occidentales). De manera que un tipo de violencia (la que tiene por victimario al hombre y víctima a la mujer) goza de profundísimas investigaciones mientras que existe un profundo abismo de oscurantismo en los tipos de violencias en los que se invierten el emisor y el receptor. 



Existe opresión a la mujer ya que cada año hay muchas que son acosadas, agredidas, insultadas, menospreciadas, asesinadas, etc.

Esta falacia es llamada sesgo de selección favorable, que consiste en enumerar de manera interesada sólo las circunstancias que son favorables para defender nuestra idea. El ejemplo arriba expuesto tiene dos omisiones importantes que la invalidan como argumento serio; 
  • A)No tiene en cuenta que, si bien es cierto hay mayor número de delincuentes varones, también el receptor de la violencia es ampliamente masculino, por lo que la violencia ejercida sobre la mujer es una más de todas las clases de violencias, y ni siquiera es la más común. 
  • B)No tiene en cuenta la violencia que la mujer ejerce sobre otros hombres y mujeres. 




Los piropos llevan a la cosificación de la mujer, lo que fomenta la idea de que puedan ser violadas o agredidas sexualmente. 

Este argumento es fácilmente refutable y, paradójicamente, es de los más esgrimidos por el neofeminismo. Corresponde a una falacia argumentativa conocida como falacia de la pendiente resbaladiza, que consiste en decir que una acción comporta una consecuencia sin demostrar empíricamente la relación entre ambas. 

En el ejemplo arriba expuesto, no sólo no podemos decir que no está demostrado empíricamente que el piropo influya en las violaciones o agresiones sexuales, sino que podemos afirmar lo contrario, si tenemos en cuenta que en la sociedad española hay una amplia “cultura del piropo” y según estudios de la UE, nuestro país tiene uno de los índices más bajos de este tipo de violencia. 



Si no eres feminista eres machista. 

Ésta es mi preferida. Corresponde con la Falacia de la Falsa Dicotomía, que consiste en reducir todas las posibilidades (en este caso, esquemas de pensamiento) a sólo dos opciones enfrentadas. En este caso, si no eres feminista te conviertes automáticamente en machista.







No hay comentarios:

Publicar un comentario