lunes, 18 de julio de 2016

¿Quién financia el yihadismo?



Tuit de Podemos




Otro atentado masivo e indiscriminado en el corazón de Europa, y al lobo nunca le faltan defensores entre sus propias víctimas. Personas que, ante el horror de cuerpos aplastados en el asfalto y gente que agoniza aún en hospitales, se preocupan más del posible impacto negativo que pueda tener sobre el islam y sus practicantes. Personas que justifican la agresión; “nuestras acciones en Oriente Medio provocan que nos devuelvan la violencia”. Como si los demenciales actos de estos fanáticos fuesen acciones razonables de legítima defensa ante Europa, que es vista siempre como la raíz de todos los males que aquejan al mundo. 

Ésta es la opinión de un nutrido grupo de imbéciles supinos, atrevidos ignorantes sin la menor capacidad de reflexión intelectual. Como Pablo Hasel. Lo podría describir como un polémico artista, pero le consideraría polémico si alcanzase una mínima capacidad intelectiva, y artista si las canciones que compone no despertasen en los sufridos oyentes una oleada instintiva de vergüenza ajena.

Otro de los argumentos que se repiten una y otra vez para culpabilizar a Europa frente a las agresiones que recibe es la supuesta financiación de ésta a los grupos terroristas, que emplean luego dichas armas contra nosotros. Una suerte de monstruo de Frankenstein que se revuelve contra su hacedor. No importa que el arma mayor empleada por el yihadismo sea el kalashnikov de fabricación ilegal o adquirido en el mercado negro, o que empleen –como en el último atentado- un simple camión para provocar una matanza. Los terroristas tienen armas por culpa de Europa. 

Por supuesto, las culpables de que existan grupos terroristas como ISIS son las maquiavélicas oligarquías capitalistas, que son quienes están detrás de la financiación terrorista. La izquierda, adalid del buenismo y la corrección política que impregna ya, como una contagio vírico, toda la política en general, no tiene responsabilidad en las masacres cuando venden las puertas de Europa. Olvidan que, como se demostró en Operación Gala, la mezquita de la M30 –el más importante centro de culto islámico en nuestro país- financiaba el yihadismo, y que una de cada tres mezquitas de Barcelona está, según la Generalitat, en manos del salafismo, movimiento que defiende un retorno purista al islam, y que está fuertemente vinculado a la yihad. 

No, si hay alguien que financia el terrorismo yihadista en territorio europeo son la izquierda, el buenismo y la corrección política asociados a ella. Y a los datos me remito. Al fin y al cabo, tanto la izquierda como el fundamentalismo islámico persiguen el mismo objetivo; la destrucción de la civilización europea. Son cooperados necesarios en su asesinato.







No hay comentarios:

Publicar un comentario